Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Pasajeros en Tránsito

Retomemos la tierra. Una reseña sobre avatar.

5 Enero 2011 , Escrito por blackrainbow Etiquetado en #Frutos

¡Retomemos la Tierra! Una reseña de Avatar

John Lash


Traduction de René Molteni y de Elizabeth Zermeño

Como autor de un sitio dedicado a enseñar la historia de la Tierra, según el punto de vista de la Tierra, estoy feliz de declarar que Avatar es la primera obra maestra de un nuevo género, a saber, una ciencia ficción de Gaïa, GI-FI. Por una vez, Hollywood nos gratificó con una película épica que refleja (en sí misma) las maravillas y la magia de nuestro mundo, más que el engaño de otros mundos en lejanos universos. Se puede considerar Pandora, el planeta exótico en la cual se desenvuelve esta historia, como un mundo paralelo al nuestro. Ecológicamente, es un universo de biodiversidad espectacular y de invento natural casi mágico, como el nuestro. Como metáfora, es la Tierra percibida como la escena de una batalla entre los pueblos Indígenas y los predadores del complejo militar-industrial. Mítica y estéticamente, esta película se ubica a años-luces de la “Trilogía Matrix”, de “Reencuentros de la cuarta dimensión” y de “Star Wars”: Avatar nos ofrece una eco-parábola, una eco-alegoría, que nos puede guiar en este siglo 21. Es el prólogo del reconocimiento popularizado de la Diosa de la Sabiduría y de su historia, de la visión Sofiánica de los Misterios.


“Lo que está aquí está allá, lo que no está aquí no está en ninguna parte”, según un aforismo Tántrico. Avatar pinta un mundo extraterrestre: Pandora, pero este mundo extranjero evoca claramente la Tierra en el esplendor original de su belleza Edénica. El guión cuenta la historia de un pueblo Indígena que triunfa de la violencia y de la voracidad que amenazan de transformar su paraíso natal en un lugar de devastación. ¿No nos recuerda nada esto?

Avatar es una historia popular planetaria inspirada del “Viaje del Héroe” tal como lo creó el mitólogo Joseph Campbell (“El héroe de las mil y una caras”) y Jean Houston (“The Goddess and the Hero”). Subrayo que es el dominio de la superfluidez, el exceso de poder, que hacen de un hombre un héroe. Necesita este exceso porque lucha contra fuerzas aplastantes.

En la lucha heroica, las posibilidades jamás son iguales. Un héroe tal como David siempre hace frente a una superpotencia monstruosa tal como Goliat. Lo que hace de un hombre, un varón un héroe, es el recurso a su exceso de poder con el fin de vencer fuerzas todavía más excesivas. Este motivo está presente en toda obra o toda película fundada sobre el tema del héroe.

La película de Cameron recurre a este tema pero con una variante fundamental: la adición de una heroína, Neytiri, que permite al héroe, Jake Sully, cumplir su misión. Cameron, quien escribió el guión de su película, agrega tres elementos al escenario clásico del “Viaje del Héroe”. Tradicionalmente, el héroe es un ser solitario que debe vencer, por si mismo, los poderes aplastantes que lo acosan. En la película Sully recibe apoyo de tres fuentes: la heroína Neytiri, los Na’vi, tribu a la cual ella pertenece, y el Espíritu–Madre de Pandora, Eywa. Jake Sully no es el único héroe del planeta que lo está defendiendo contra los predadores militaro-industriales y el guión de Avatar trasciende pues los límites convencionales de este tema mítico.

Neytiri enseña a Jake el manejo del arco


Neytiri educa a Sully en las vías de Pandora y de esta relación emerge un romance interespecie. Los Na' vi acaban por aceptarlo, no como su mesías y su salvador, pero como la reencarnación de un héroe guerrero, uno de los cinco únicos miembros de la tribu que ha cabalgado un feroz dragón volante, un Toruk. Así reconocido, Jake reúne a todas las tribus de Pandora para luchar contra la fuerza abrumadora de los depredadores militaro-industriales.

Finalmente, en el momento decisivo durante el cual los nativos batallan con arcos y flechas contra las bombas incendiarias y contra las maquinas ultrasofisticadas de guerra, Eywa interviene: envía la furia desencadenada de los animales del bosque en contra de los que, empujados por el cebo del poder y del provecho, quieren profanar su cuerpo planetario.

Avatar describe una raza Indígena de chamanes cazadores recolectores, los Na' vi, que tienen la piel azul. Este pueblo nativo vive en simbiosis profundo con la ecología de su hábitat sobre un planeta llamado Pandora - el nombre de una diosa griega, la fuente de todos los dones (en griego antiguo Pandra, "todos los dones”). Cameron presenta, con Pandora, una metáfora cinematográfica de la Tierra Madre, así como los Terrícolas antiguos la llamaban de manera encantadora. El animismo, el paradigma colectivo más antiguo que ha sido conocido por nuestra especie, afirma que este planeta, que da todo lo que es necesario para la vida, no es un globo material inconsciente y estúpido. Es inteligente, autopoética e interactúa (está conectada de modo íntimo) con las criaturas en su atmósfera, tan humanas como no humanas. La moderna Teoría Gaïa afirma, también, que la biosfera de la Tierra se autorregula por rizos de retroacciones permanentes.

Del mismo modo que Gaïa, Pandora es un supra organismo consciente y sensible que los Na' vi nombran Eywa, la inteligencia que mora allí, o Sofía bajo otro nombre. Sophia (Sabiduría) que es el nombre en los Misterios para la presencia divina del planeta, la muy sabia Madre Natural, la sabiduría de la Tierra Viva.

Aunque se recurrió a la estampería generada por ordenador (CGI) para describir a Pandora, la belleza asombrosa de esta animación evoca a lo que puede parecerse la gente bajo la mirada Edénica de la imaginación. La tecnología no puede generar esta mirada, u ofrecer un sustituto, sino cuando es dominada con una virtuosidad artística consumada, así como Cameron lo hizo, puede simplemente propulsar la mente a las puertas de su propio potencial visionario.

Los Na' vi practican la conexión con las plantas, las aves y los animales con el fin de quedar en armonía con Eywa, la diosa similar a Gaïa cuya presencia impregna a Pandora a través de una red de zarcillas arborescentes. Los Na' vi pueden unirse a cualquier planta, o cualquier animal, gracias a lo que se podría llamar un empatía chamanica. La participación en la historia de vida de Gaïa-Sophia también implica un acto de relación o de conexión. Por supuesto, una cosa es conocer y deleitarse con la historia de la Diosa Caída, y es una cosa esencial. Pero, es una muy diferente vivir esta historia a través de una conexión consciente con la presencia viva del espíritu planetario. La estampería, generada por ordenador de Avatar despliega un mundo de una magnificencia y belleza maravillosas tal como éste mundo, que es el nuestro, aparecería en la exaltación de esta conexión realmente vivida.

La película resuena con el deseo, latente en numerosos corazones humanos, de estar vivo en el Sueño de Gaïa, con ella, y de descubrir nuestro papel auténtico en la simbiosis de la trama planetaria.

"Gaïa in Chaos," pintura original de Ed. Fisher


El Culto de la Naturaleza

Desde su aparición en diciembre de 2009, Avatar suscitó reacciones favorables, y hasta muy elogiosas, pero también numerosos comentarios hostiles. Los gánsteres del Vaticano y los cristianos integristas son particularmente exacerbados por la visión Pandoriana. Es un clamor en contra del Paganismo, en contra de la religión Gaïana, en contra del Wicca y en contra del culto de la Naturaleza que se oye sobre todo el planeta. La principal objeción, invocada por los Cristófilos, es que no podemos encontrar salvación en el mundo natural sino solamente a través del mesías sobrenatural. A esto, replicaré que si realmente vivimos en armonía con el mundo natural, entonces fundamentalmente no necesitamos redención. Esta respuesta está en la base de la argumentación en mi obra "No en su Imagen", en la cual vuelvo a trazar las raíces del terrorismo global del “virus salvacionista” de la fe Judeo-Cristiana-Islámica en un redentor divino.

La visión según la cual vivir armoniosamente e inteligentemente en una conexión íntima e interactiva con la naturaleza, como lo hacen los Na' vi, elimina la necesidad de redención por un dios paternal extraterreno, no es una excentricidad personal: es la visión intrínsecamente Pagana de la vida. También es la visión de los intelectuales heréticos, los que escogen pensar de otro modo que los creyentes ciegos. "Herejía" viene de un término griego que significa simplemente "escoger, poder escoger".

El Cristianismo raramente es escogido por los que lo abrazan. Accedió históricamente al poder por el exterminio brutal de los pueblos Indígenas de Europa, es decir Paganos. En mi obra " No en su Imagen ", comparo esta matanza con el genocidio íntegro y con la "conversión" de los Amerindios por los colonizadores europeos. Avatar no intenta de ninguna manera describir la conversión de los nativos a una ideología religiosa de paternalismo divino y sólo sobornarlos con playeras y paquetes de cerveza. Los invasores de Pandora no proclaman ninguna ideología religiosa triunfante: ellos sólo son depredadores puros y militaro-industriales en busca de un mineral raro. Sin embargo, un estudio atento de la historia moderna demuestra que las empresas y los estratos militares, desde el Ejército US a los Caballeros de Malta, exaltan el paternalismo divino y se otorgan la presencia de Dios a sus lados.

El Cristianismo es cómplice de la violación y de la expoliación de la Tierra y de la matanza de los pueblos Indígenas tanto actualmente como en el pasado. A pesar de que la religión del perpetrador no figura en el guión de Avatar y no interesó al autor-realizador Cameron, constituye claramente una problemática gigantesca para muchos espectadores. Los Cristianos conservadores son particularmente irritados por la idealización percibida de los primeros pueblos, salvajes con arcos y flechas que practican ritos chamanicos y que se conectan con animales, hasta después de haberlos matado. Los comentarios hostiles y las acometidas en contra de Avatar les dan a los creyentes auténticos, en Dios y en Cristo, una ocasión de vaciar su bilis y de revelar, una vez más, cuán llenos de odio están, cuán intolerantes son con la coexistencia, cuán incapaces son de reverenciar a la Tierra y qué desprovistos de respeto a quien la ama y la adora como a una gran madre animal.

El clamor en contra de los peligros del culto de la naturaleza descubre íntegramente a los que lo profieren. ¿Qué es lo que los asusta? ¿A qué verdaderamente se oponen? En una gran medida, su reacción es sólo ignorancia pura: desafío a quienquiera que categóricamente condena el culto de la naturaleza, de definir el Paganismo, el animismo o el chamanismo. Tal ignorancia es peligrosa, en particular cuando no es denunciada y que induce a error a las personas que serían de otro modo receptivas a la visión alternativa del culto de la naturaleza (la religión de la diosa, como también se podría llamarlo) en contraste con el culto de un dios paternal extraterreno que salva la raza humana, infligiéndole un último juicio. A lo mejor, la controversia concerniendo Avatar puede inspirar a ciertos individuos a inquirir la esencia auténtica del Paganismo, del culto de la naturaleza, del Wicca, de la brujería y del chamanismo tales como estos conceptos y prácticas son aprehendidos por los que se dedican a eso.

Un Pagano es simplemente alguien que vive en la naturaleza, en el campo, en contacto con los recursos naturales: en latín paganus. No un ciudadano que vive en jaula, en una celda, en medio de extranjeros y que depende, para vivir, de recursos y de medios artificiales y de factura humana. Todos los pueblos Indígenas son Paganos. Considerado como una religión o como una visión del mundo, el Paganismo es la orientación no institucional, tribal y comunitaria de la cultura humana hacia el mundo no humano, con la intención de preservar un pacto o una conexión con las fuerzas más poderosas del medio ambiente con el fin de que la sociedad humana pueda sobrevivir según vías sanas y armoniosas. El Paganismo es la expresión cultural colectiva de la visión más antigua del mundo, a saber el animismo.

La fuerza de vida del planeta Tierra es animada y animante, y confiere una expresión a las criaturas que perciben que están vivas. El animismo se define como la percepción, y no la sola creencia, que el mundo está vivo. (“No en su Imagen”).

Un animista es un experto de las ciencias de la vida implicado en la experimentación abierta, también es la fuente de la moralidad, de la curación y de la liberación de las limitaciones de la condición humana, es decir la fuente de la trascendencia. Si la fuente de la trascendencia está presente, aquí y ahora, en el reino de los sentidos, no hay necesidad de buscarlo en otro lugar. Los consejeros Jesuitas del Vaticano ciertamente son muy conscientes de eso porque son bien conocedores de la antropología. Es por eso que sobre este punto están tan aterrorizados por la atracción del mundo Pandoriano: la inmersión extática en las intenciones sublimes e inteligentes de la naturaleza es la bendición del animismo lo mismo que la garantía de acceder lo transcendental a través del mundo sensorial. Esta garantía es habitualmente disfrazada por un término filosófico, la inmanencia divina. La presencia del Divino, en el aquí y ahora, es la visión considerada y no la creencia ciega de los Paganos, Wiccans y pueblos Indígenas de toda cultura y de todos los tiempos. Mientras que una comunidad o una civilización entera (tales como las civilizaciones precristianas de Europa y de la cuenca mediterránea) goza de tal garantía, usted no puede liquidar sus miembros con un billete para la redención. Avatar, por diversas consideraciones, reaviva y confirma esta garantía. La pura belleza de la película despierta al espectador a la inmanencia divina.

Las protestas en contra de la película, en atención al culto de la naturaleza, pueden sólo revelar de una manera más flagrante, la estupidez y los prejuicios crasos de los Cristianos atorados en la trampa de una serie de aberraciones mentales pintadas como sigue: pagano - abrazadores de árboles - sucios hippies - salvajismo indígena - culto de la naturaleza - Satanismo - sadismo - sacrificio humano - orgías - magia negra - herir y matar a gente por el simple placer. Es posiblemente una receta embriagadora de goce depravado pero está lejos de rivalizar con el balance de la Iglesia de la Fe Única.

Qué pensar de una religión que ofrece un instrumento de tortura como un símbolo del amor divino y que eleva el sufrimiento al rango de intención divina: " la víctima divina es un reflejo para la humanidad no de la solución a nuestro sufrimiento y de una vía para vencerle, pero sí de la esclavitud total, y que consume a este sufrimiento. La victimización funciona porque pone de manifiesto la fuerza del sufrimiento más poderosa que la fuerza de la vida misma". (“No en Su Imagen”, capítulo 19).

El monopolio del Vaticano sobre el sadismo, reforzado a través de la colusión víctima-perpetrador, es indirectamente amenazado, por supuesto, por la secuencia más arriba de asociaciones grotescas. Pero la situación se revela todavía peor para los Católicos y los Cristianos integristas de toda índole: si los Paganos retoman la Tierra, del mismo modo que los Pandorianos retoman su planeta, ¿dónde van a encontrar refugio todos los devotos del dios paternal extraterreno y de su hijo sanguinolento, el mesías? Estos devotos van posiblemente tener que hacer frente a Paganos enfurecidos persiguiéndoles con su magia nativa. Van posiblemente tener que hacer frente a una intrusión del encanto Gaïan, y de una brujería sofisticada, en su fortaleza de fe ciega. Podemos sólo decir - y es mi gran privilegio y placer de decirlo - que el desquite, y no el perdón, es esencial para el código de honor de la ética Pagana.


El Héroe Mestizo

Una de mis reservas, respecto a Avatar, concernía la definición de este término en el seno del contexto preciso de la película: un Avatar es el cuerpo genéticamente concebido que combina los genes humanos y los genes Na' Vi nativos, a saber un híbrido capaz de vivir entre los nativos Pandorianos como uno de ellos. Por lo menos, bajo ciertas condiciones.

Es ahora que el guión de Cameron se revela extremadamente interesante para mí que soy un erudito del Gnosticismo. Al principio me preocupó el hecho de que el concepto de híbrido pudiera ser sólo una estratagema para una vida modificada artificialmente, IA, una Inteligencia Artificial. O qué pudiera promover la noción chic del transhumanismo cibernético, al saber la modificación de las capacidades mentales y del genoma humanos por la ciencia informática o el mejoramiento genética / protésico del cuerpo humano con componentes artificiales tales, como son descritos en ciertas películas, por ejemplo “RoboCop”, la serie “Terminator” (también dirigida por Cameron) y “TENGO”, la historia sentimental de un androide programado para el amor... Como si se podía programar el amor.

Los que conocen mi obra escrita saben que soy fuertemente opuesto al RV, a la realidad virtual, concebida como superior (o hasta un sustituto adecuado) a la realidad natural, sensorial y arraigada en la Tierra. Esta objeción procede de mis estudios de las enseñanzas Gnósticas que advierten enfrente de HAL, la simulación, la inteligencia artificial. Es decir enfrente del factor Arcóntico tan claramente descrito en los textos Gnósticos Coptos.

Sin embargo, mirando Avatar, percibí seguidamente que Cameron había satisfecho mis estándares rigurosos de invención mitológica sin zozobrar en el delirio de la artificialidad y de la simulación. Esto constituye una innovación fantástica. Tal como Cameron redactó el guión, Jake Sully es un gemelo cuyo hermano era el sujeto original del programa de cruzamiento de la transformación. El ADN de su hermano fue combinado con ADN de Na' Vi con el fin de generar al humanoide felino, con la piel azul, de 3 metros de altura, que pueda vivir entre los Na' Vi y respirar la atmósfera de Pandora, que es tóxica para los seres humanos. Cuando su hermano muere, Jake, que perdió el uso de sus piernas en un combate de Marines, es solicitado para reemplazarle. Su inocencia, combinada a una fuerza guerrera brutal y a una familiaridad de las guerras de zanja, lo hacen, de hecho, a un agente soberbio para infiltrar a los Na' Vi y enterarse de sus vías en provecho de los depredadores - Tal es por lo menos su misión.

Pero Sully se vuelve nativo y traiciona a sus dueños terrestres, hasta utilizando la forma híbrida que le dan para combatirlos para la causa de Eywa, la potencia maternal.

¡El héroe de Transformación es un gemelo! O cuán fantástico. Mi obra "Twins and the Double” (Gemelos y el Duplicado) explora la potencia enigmática de la magia de los gemelos reconocida en todas las culturas del planeta. Cameron utilizó el tema de los gemelos con tal finura que no cayó en la desviación del transhumanismo o de la artificialidad extraterreno. Estoy muy impresionado, lo hizo todavía mejor. Mucho mejor. En ciertos ensayos sobre este sitio, subrayé que la bilocación constituía la sensación más excitante en el mundo. La experiencia de la bilocación está codificada en la imagen mitológica de los gemelos: ser presente físicamente en dos lugares a la vez y ser consciente de estos dos lugares, a saber actuando en un lugar siendo presente y activo en el otro lugar. La bilocación es una hazaña yógica y una facultad de chaman cumplido, una hazaña que existen en unos testimonios vividos. Me bilocalizé en numerosas ocasiones. Personalmente, experimenté con ello, pero no le pido a mi lector creer en mí.

La bilocación ha sido atribuida a ciertos santos Católicos, notoriamente a Padre Pio. Los devotos proclaman que esta hazaña constituye un don excepcional y espectacular de Dios, reservado a los santos con la aprobación del Vaticano, pero este fenómeno es mucho más difundido en las culturas chamánicas. La proyección astral es una forma atenuada de la bilocación auténtica, que constituye una forma extrema. Los experimentos cercanos a la muerte demuestran un tipo de bilocación durante el cual los individuos perciben, sobre una cama de hospital, su cuerpo presumido muerto extendido pero no perciben necesariamente el otro cuerpo que observa la otra persona moribunda. Sin embargo, en ciertas experiencias cercanas a la muerte, la gente vagabundea en su doble y luego regresa a la vida. Los participantes en los Misterios Eleusinos demostraron esta experiencia de quedar en un segundo cuerpo en los campos Eleusinos, comparándola a la iniciación a la muerte - pero, afortunadamente, una muerte a la cual usted puede sobrevivir.

La bilocación es una forma de gemelación. En dos aspectos Jake Sully es un gemelo. Posee un hermano gemelo y posee un gemelo avatarico, su propio híbrido. Sully debe penetrar en un tipo de celda de aislamiento sensorial y dormirse con el fin de que su conciencia sea teleportada sobre Pandora donde su híbrido es despertado y activo. Debe penetrar en un tipo de trance chamanica, con el fin de vivir y de actuar en su identidad avatarica sobre Pandora. Qué Cameron fuese consciente de ello o no, este elemento del guión no es de su invención: las tradiciones planetarias del chamanismo testimonian la facultad del chaman de entrar en trance, de caer a tierra en un estado de sopor. Esto se llama un transporte extático. Luego, en su cuerpo de sueño, o en su duplicado plasmático, el chaman explora otro mundo o puede aparecer como una persona normal en éste mundo siendo físicamente separada del lugar donde su cuerpo yace en trance.

Imagen sugerida de bilocación tal como se manifiesta en la proyección astral, en los experimentos fuera del cuerpo y en los experimentos cercanos a la muerte que universalmente son atestiguadas. Bilocación real, la presencia simultánea y activa en dos cuerpos constituye la forma extrema de este fenómeno. La experiencia de Jake Sully en su duplicado avatarico se acerca considerablemente a eso.

Podríamos llamar este proceso "trance-portación por gemelación" y evocar las bufonadas de los mundos disociados de la trilogía Matrix. Pero existe una diferencia fundamental entre Neo que es télétransportado en Matrix y Jake que se bilocalice sobre Pandora. La Matriz es un mundo simulado, una zona de realidad virtual mantenida por programas informáticos que proyectan campos inmensos de colores, de gustos, de sonidos, etc., que son simulados (a saber imitados). Esto no es el mundo real sensorial del planeta Tierra pero la Tierra concebida como un "planeta-prisión", término utilizado por el alarmista Alex Jones d' Infowar.com. Jones parece ser un cristiano que desprecia "la religión de Gaïa" y condena Avatar como la propaganda de la Nueva Orden Mundial que hace, de nosotros todos Avatares en las estratagemas de los Illuminati. Alex Jones, el alarmista, posiblemente sería alarmado de saber que el concepto de planeta-prisión encuentre su origen en los iniciados Paganos de los Misterios que compararon el sistema solar a una prisión administrada por los Archontes, cyborgs extraterrestres. Esta metáfora mitológica describe la situación de la humanidad esclava de sus propias proyecciones y conceptos mentales, a saber, esclava de una mentalidad extraterrestre que obra en el seno de su mente y que no puede ser imputada a factores externos aunque pueda ser acelerada y afectada por estas influencias.


Identidad Avatarica

Volvamos ahora al punto principal: la gemelación es un tema mítico que dirige el guión de Avatar de manera ingeniosa. La experimentación de hibridación avatarica es una metáfora cinematográfica brillante del chamanismo. A la imagen del chaman a través de las edades, Sully entra en trance con el fin de que pueda actuar en su duplicado, su sí gemelo. La astucia en este caso, es que su doble ha sido construido artificialmente - sin embargo, auténticamente es el mismo vehículo que un chaman utilizaría para explorar la dimensión sobrenatural de este mundo o para aventurarse en otro mundo. Los que la experimentaron (tal como lo hice yo) pueden demostrar que la bilocación es un fenómeno auténtico y no una fantasía. Es un fenómeno tan real como lo es vivir y moverse en este mundo ordinario.

El avatar de Jake vive y actúa realmente con los Na' Vi en Pandora, todo el contrario de Neo quién penetra en un mundo fantasmal cuando está conectado sobre instrumentos arcaicos y cuando está telecargado en la Matriz. La Trilogía Matrix es una metáfora bastante buena para el planeta-prisión de los iniciados Gnósticos pero esto no llega al tobillo de la gemelación chamanica y mitológica de Avatar.

En su acepción más antigua, el término avatar deriva de un verbo Sánscrito que significa: "descender". En el mito hindú, un avatar es un ser divino que desciende en una forma humana con el fin de intervenir en la historia. No es un mesías de tipo Crístico quien muere para salvar a la gente o que proclama el juicio divino ni un socorrista tal como un salvavidas sobre una playa. (La forma de la transformación en la religión hindú es una forma fantasmal, o docética en el lenguaje Gnóstico: una aparición. ¡Pero, de todas maneras, el mundo entero es una aparición en la visión hindú!). Existen diez avatares de Visnú, el dios durmiente de la religión hindú. Mientras que Visnú sueña el mundo en el curso de inmensos períodos de tiempo, la divinidad penetra periódicamente en las situaciones que está soñando, adoptando un cuerpo y una personalidad humana o bien formas animales tales como la tortuga o el león. La novena transformación de Visnú fue conocida por haber tomado una forma humana: Lord Krishna, un rey-filósofo hindú que murió en 3102 antes de EC. El décimo o la transformación próxima de Visnú fue llamado Kalki, descrito como un caballo blanco, a veces con un guerrero arquero que lo monta. (Creo que los leones blancos de Timbavati pueden ser una manifestación de esta expresión avatarica).

Jake Sully, en su cuerpo de Na' vi, no es un avatar que desciende de un mundo superior - no, su destino es más maravilloso que esto. Es la encarnación de él-mismo liberado en un mundo presente cuyas dimensiones son mágicas. Por varios motivos, y en el apogeo de su magnificencia en este elemento del guión, la película de Cameron trasciende hasta las mismas estructuras metafóricas que utiliza.

El avatar de Avatar no es un personaje mesiánico. Lejos de ello. Aquí, de nuevo, Cameron hace un uso impecable de los precedentes mitológicos y chamanicos. Jake Sully es un héroe al servicio de la Tierra Madre planetaria, Eywa - Gaïa, bajo otro nombre. No es un personaje mesiánico varonil y blanco así como ciertas reseñas hostiles lo afirmaron. En mi obra “No en su Imagen”, demuestro que el perfil del mesías en la fe redencionista está claro y neto; está constituido por los siguientes elementos: su origen es suprahumano, es enviado a una misión por el dios paternal, su sufrimiento rescata el mundo, presidirá el último juicio, su muerte es una necesidad para salvar la humanidad, milagrosamente es resucitado por dios y no por los humanos a los que viene salvar. Sobre la base del último punto en particular, el héroe de Avatar no es de ninguna manera un mesías:

Sully muere bajo su forma humana y se despierta en Na' vi después de haber combatido al lado de los nativos, en su batalla contra los depredadores. Su resurrección resulta del ritual tribal y de la empatía del pueblo que venera a la diosa: no es el mandato de un dios paternal extraterrestre. El mesías salvacionista nunca es alguien del pueblo, nunca es un simple miembro de la tribu humana.


Poderes animales

En contraste con el mesías típico cobijado por una potencia supraterrestre y que actúa bajo la égida de esta potencia, el avatar de Jake depende de una conexión íntima con un poder animal, la gran ave depredador Toruk. Cada guerrero de Pandora posee un akran, un doble sobrenatural o nahual. Este tema es puramente chamanico y eterno en la herencia espiritual y mágica de nuestra especie. En la esfera del animismo, los individuos humanos poseen afinidades particulares con ciertos animales. Pueden invocar a estos animales, encontrarles en la naturaleza, o metamorfosearse en ellos. En el curso de los tiempos, las culturas animistas se transformaron a menudo en sociedades guerreras, que deben rigurosamente ser diferenciadas de las sociedades paternales urbanas. En las sociedades guerreras, la figura de la diosa es central y los poderes animales son reverenciados como sus atributos y proyecciones. La cultura de los Na' vi es simplemente ésta sociedad de cazadores-guerreros que testimonian de la reverencia para los poderes animales, tal como Jake se entera de ello cuando los Na' vi le enseñan cómo matar con reverencia y cómo ser agradecido frente a una presa. La lección de la conexión presa-depredador figura con fuerza en las escenas finales de la película. La invocación de los poderes animales también desempeña un papel decisivo en la conclusión de esta película.

Cameron retoma numerosos temas mitológicos y chamanicos con una precisión excepcional. Esto es extremadamente raro según los estándares Hollywoodienses. No sé qué consultó en cuanto a la mitología que es incorporada a la historia y la estampería de su obra maestra... Tiene posiblemente un consejero y un guía secreto. Afirma haber tenido la visión, de toda la película, en un sueño en el momento de una fase anterior de su vida. Tal un "terma", un tesoro de sabiduría, esta visión fue conferida sobre él íntegramente de un golpe. Tal experiencia es característica de los "tertons", los descubridores de tesoros en la tradición tibetana, y músicos prodigiosos tales como Mozart y Scriabine que afirman haber entendido sus inmensas composiciones en el espacio de un segundo. El escritor francés Balzac declaró haber tenido también un momento de "conciencia cósmica" durante el cual percibió el entero del guión y de los personajes (aproximadamente 242) del conjunto de su obra "La Comedia humana".

El mundo de la ciencia provee ejemplos similares. Kekulé percibió la estructura en anillo del carbono durante una visión hipnagógica que precedía el sueño. Einstein concibió la teoría de la relatividad en un relámpago de intuición inducido por la visualización de un hombre que practicaba surf sobre un rayo de luz. En ciertos casos, cuando los científicos lo admiten, sabemos que sus descubrimientos emergieron en el momento de estados de conciencia aumentada inducidos por sustancias psicoactivas tal como el LSD. Aunque no aceptara que esto sea divulgado en vida suya, Sir Francisco Crick, el codescubridor de la estructura del ADN con James Watson, tuvo la visión del duplicado-hélice en un estado alterado de conciencia inducido por el LSD. Los científicos que acompañaron a Jeremy Narby en el Perú, para rituales de trance con ayahuasca, declararon que eran capaces de percibir el nivel biomolecular de la naturaleza directamente y de comprender y hacer progresar su pensamiento científico gracias al impulso generado por la mezcla de ambas plantas sagradas.

No es mi intención sugerir que Cameron hubiera sido, de alguna manera, influido por plantas psicoactivas en el momento de su concepción y en el momento de realizar Avatar pero la película misma puede inducir este tipo de influencia entre los espectadores. Cualquiera contempló el esplendor exquisito de Gaïa, intenso, palpitante, milagrosamente concebido, vivo en el menor detalle y que convida al panorama de sensaciones que brotan extáticamente en el cuerpo, como la erupción del océano a través de los poros de los arrecifes de corales – cualquiera que vivió esta experiencia en directo demostrará, lo creo, para los que jamás le experimentaron, que el esplendor estético puro de esta película evoca la visión bendecida de Elysium, el Paraíso Terrestre. No la visión de un mundo extraterrestre pero la última visión de este mundo presente. Sí, realmente es lo que está percibido aquí en el mundo natural. Ciertamente. ¡O cuánto!


El hábitat de Pandora con árboles gigantescos, como en Amazonia

El hecho de que Cameron y su equipo entregan esta visión de la naturaleza recurriendo a las técnicas más sofisticadas de la virtualidad y de la simulación, a saber el CGI, la estampería generada por ordenador, es una real innovación en sí. No quiero hablar de una innovación tecnológica, sino de una innovación de percepción. En las fábulas de brujería de Castaneda, Don Juan define la práctica del guerrero místico como una abertura a través de los parámetros cuajados de la percepción. Está claro que es lo que Cameron realiza gracias a los efectos especiales de su película. Agregaré que sólo  un artista que ya tiene una visión auténtica a ofrecer puede recurrir a la CGI con una maestría tan espectacular. La CGI en sí no puede generar una tal visión. Así, aunque se recurre a la técnica de la simulación para representar a Pandora, la belleza  sorprendente de la animación de esta película revela cómo el planeta, sobre el cual demoramos, aparece a la mirada edénica de nuestra inocencia pasada y futura.


La Magia que mata

En un momento crítico de la película, el avatar de Jake va hacia el árbol sagrado de Eywa con el fin de requerir de su ayuda en el uso de los arcos y de las flechas para vencer una armada gigantesca de flota aérea militar y de alta tecnología. Pero Neytiri le dice con ternura que "La gran madre no interviene en nuestros asuntos, Jake, sólo protege el equilibrio de la vida".

Los Paganos observan y veneran la armonía de la vida. El equilibrio entra el ordinario y lo sublime es parte integral de esta armonía. El misticismo experimental, en acuerdo con las tradiciones chamánicas de la más lejana antigüedad, revela que la fuerza sobrenatural está presente en el mundo natural, en el aquí y ahora. La sublimidad de la belleza de Gaïa es en sí una fuerza sobrenatural. Entrar en esta belleza y dejar consumirnos extáticamente, temblando en nuestras células y bamboleándose bajo su impacto, como un marinero borracho sobre el puente de su barco durante un huracán - esta penetración, corporal e inmediata, es tal que él o ella que se entrega a la contemplación pertenece a esta belleza y aspira a quedarse para siempre en esta belleza o, sino, de vivir sólo una vida disminuida, autorreprimida, estrecha y hueca. Después de un encuentro biomístico auténtico con la Madre Tierra, usted ya no se pertenece exclusivamente. Y en el seno de este encuentro, la belleza comienza a hacerle suya.

Pero el Cristianismo y otros credos salvacionistas deniegan y rechazan la belleza divina de este mundo. Afirman que la naturaleza y los impulsos naturales dependen del pecado y merecen sólo el castigo. Ponen en exergo la autoridad de una fuente supranatural más allá de la Tierra y más allá de la humanidad. Distribuyen los castigos y las recompensas en el desprecio más total de los méritos. Con el fin de imponer sus creencias pseudomágicas, paranoicas y depravadas, despliegan esfuerzos gigantescos para destruir la magia auténtica que emerge por todas partes sobre este planeta: sobre la tierra y en los árboles, en el agua y en los cielos, en las plantas y entre los animales, entre los niños y entre los seres humanos a la inocencia auténtica y a la imaginación despierta.

La Historia es la suma de los archivos de la erradicación de la magia, del aniquilamiento de los talentos sobrenaturales conferidos por Gaïa sobre su progenitura privilegiada a problemas, la raza humana, para no decir el exterminio de la raza misma. En este último período en el ciclo de las edades, estamos en derecho de plantearnos la cuestión siguiente: ¿dónde se encuentra la contramagia en esta historia horrible de autoaniquilamiento?

No sé de dónde Cameron saca su mitología y si necesitó consejos - o si los siguió - de una persona de mis capacidades. En mi rúbrica, Dyna-Mythes, expongo mi concepción según la cual José Campbell, el célebre erudito en mitología comparada, aconsejó muy mal a Spielberg y Lukas en atención al guión de “Star Wars”. Les dio el drama del dualismo Persa, el combate entre la Luz y las Tinieblas - lo que es un callejón sin salida. A mi parecer, Lo que tendría que haberles dado es un mito Gaïano tal como la visión Sofiánica de los Misterios. La película de Cameron resuena con esta visión, en muchos aspectos, pero su fuerza esencial reside en la mitología pura del cazador chamanico de la prehistoria.

La heroína Neytiri evoca al espíritu el arquero núbil Neolítico de la cueva del Shaggy Bear en Andalucía, cerca de allí dónde vivo. Es la imagen perfecta de Artemisa, la cazadora casta e inasequible del mito griego. Es famosa por haber hecho devorar a un viejo hombre nombrado Actéon por sus perros de caza cuando él la vio bañándose desnuda a la luz de la luna y cuando la deseó por sus formas magníficas. Sin embargo, un mito más antiguo revela la dimensión y la intención auténticas de la naturaleza vengativa de la cazadora: cuando el cazador de Orión excedió la cuota de animales de presa establecida para él por la Tierra Madre, Artemisa envió a un escorpión gigante para pincharle y matarlo. (Esta versión del "desquite de Gaïa" no fue escrita por James Lovelock).

Neytiri es la Artemisa vengativa de Pandora pintada en la Cueva de la Pileta. Sin embargo no es de ninguna manera una figura del pasado remoto. Descrita imaginativamente en una película, posiblemente puede llegar en el mundo para caminar en carne y hueso. Hollywood es a menudo un oráculo anunciador del inconsciente colectivo. Neytiri encarna la magia asesina capaz de restaurar el equilibrio moral en la gente, y que es comparable a la facultad de una ninfa neolítica de cazar para matar y de montar a caballo. Avatar convida este mensaje extremadamente anticristiano a los nativos de la Tierra: la caza a los depredadores está abierta. Neytiri mata al comandante militar que envejece, en su concha-armadura de RoboCop, de dos flechas en el pecho: una para la muerte y la otra por no demostrar la reverencia debida a Eywa, la Diosa de la Tierra. Tenemos aquí una demostración de la magia asesina de la eliminación y del desquite, una magia doble y moralmente equilibrada.

En la rica mitología del Divino Femenino, Kali es una denominación de la furia de la Diosa pero también del ultraje de los seres humanos que se reagrupan con el fin de proteger todo lo que la Diosa les da, tanto para el placer como para la supervivencia. Imagine la cólera de una madre leona que protege a sus pequeños, la niña de sus ojos, pero magnificado a la escala de toda la raza felina. Imagine esta emoción feroz que se despierta en los corazones humanos y que se difunde en la sociedad como una fuerza enfática con el fin de unir a la gente, a pesar de sus diferencias y a pesar de sus divisiones. Imagine que la rabia divina, y no el amor, una la humanidad en el deseo transcendental de una coexistencia apacible y hasta lúdica. Si esto llegara, la especie humana sería reconectada instantáneamente con toda la vida sensible en el brote interactivo de una fuerza invencible, la ola de fondo del aura emocional de Gaïa.

En Avatar, en el momento en que los Na' vi parecen irremediablemente haber perdido la batalla, Eywa libera los poderes animales con el fin de luchar con ellos contra los saqueadores militaro-industriales. Interviene para proteger el equilibrio de la vida.

Pero los humanos también son unos animales de poder en la cresa sobrenatural de la Tierra Madre. La furia del animal humano en contra de la depredación por los de su propia especie implica la magia negra superior de Kali, la protectora suprema del guerrero Gaïano.



Con la adoración de la Madre Naturaleza viene la voluntad feroz de proteger y de preservar Sus Vías. No sólo nuestra vida de humanos que se autodefinen, sino la red de todo lo que está vivo. Avatar inspira la reverencia para la Tierra por la belleza de su estampería cinematográfica y hasta hace todavía más porque es una ecoalegoría auténtica, una historia eterna con una moral para nuestra época. Somos Na' vi. En el equilibrio de los balances de Gaïa, mientras que la supervivencia humana está ahora en juego, la vía hacia la belleza planetaria también es la vía del guerrero que retoma el planeta. Avatar nos guía sobre esta vía.

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post