Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Pasajeros en Tránsito

Zazen

30 Junio 2011 , Escrito por blackrainbow Etiquetado en #Maniobras de evasión

Zazen

El zazen ha sido transmitido desde el Buda Shakyamuni hasta nuestros días. Zazen es un estado natural, Shikantaza, sólo sentarse, sólo la acción de sentarse. La postura sigue normas exactas en relación con el cuerpo, con la respiración y con la actitud del espíritu, normas que se han transmitido directamente de maestro a discípulo desde la realización de Shakyamuni Buda. En este acto único encontramos la intimidad con nosotros mismos, con nuestra totalidad. Practicamos la concentración en la unidad del cuerpo-espíritu.

La Postura

postura de zazen , Kodo Sawaki

Kodo Sawaki

Nos sentamos sobre un zafu o cojín espeso, redondo, relleno de miraguano. Esto permite a las rodillas tocar el suelo y bascular la pelvis hacia delante. Las piernas se pliegan en la posición de loto o semiloto. Las rodillas empujan el suelo y, al mismo tiempo, los huesos de la cadera empujan el zafu. Esto proporciona un equilibrio perfecto.

La basculación de la pelvis, eje esencial, se hace al nivel de la quinta vértebra lumbar. A partir de este punto, hay que estirar en vertical la columna vertebral, estirar la nuca sin tensión y dejar caer los hombros.

La posición de la cabeza es muy importante. Mantener la nuca recta y entrar el mentón. Las orejas se colocan en el mismo plano que los hombros, la nariz en línea recta con el ombligo. Los ojos están semiabiertos, la apertura de nuestra conciencia visual queda atenta, la mirada se posa en el suelo, a un metro delante de uno mismo. Los antebrazos no se pegan al cuerpo. La mano izquierda se pone sobre la mano derecha, pegando los cantos de las manos al bajo vientre. Los pulgares están en contacto y forman una línea recta. La boca está cerrada y la lengua toca el paladar superior. Se respira por la nariz. El pecho y el abdomen están completamente relajados, abiertos, para permitir una repiración profunda, sin bloqueos.

La Respiración

respiraciónLa respiración en zazen es primordial. Consiste en concentrarse en la espiración, seguir la espiración, larga, profunda, empujando los intestinos hacia delante, un poco por debajo del ombligo. El vientre se hincha, no hay que forzar. Después la inspiración se hace naturalmente, y de nuevo la espiración larga, profunda, lenta. Normalmente en la vida cotidiana no tenemos consciencia de cómo respiramos. Aquí, en el equilibrio de zazen, nos detenemos en nuestro cuerpo vivo, no sólo en la mente. La respiración es la consciencia. Primero, ser conscientes de cómo respiramos, de esta función natural. Todo se aclara, la sangre se purifica, la mente se simplifica. Después viene ser conscientes de la actitud de nuestro espíritu. Ser conscientes no significa buscar, sino aceptar el estado de concentración o no concentración.

La Actitud del Espíritu

postura de zazen , Kodo Sawaki

Taisen Deshimaru

Durante zazen la actitud del espíritu es de dejar pasar los pensamientos y concentrarse en el momento presente. Abandonar la conciencia personal del pasado y del futuro, o del antes y el después. Dejar pasar las ilusiones, las ideas, los sueños y los deseos... permaneciendo en el aquí y ahora.

El espíritu pasa del pensar al no pensar y del no pensar al pensar, no permanece en uno u otro estado. Pensamos desde lo más recóndito del no pensamiento: no pensamos pero pensamos, esto es la conciencia Hishiryo, más allá del pensamiento. Unos pensamientos se desvanecen, otros aparecen. El depósito de nuestra conciencia se vacía y se agota. Se encuentra el punto de equilibrio, de unidad del cuerpo y del espíritu. Ni Sanran, demasiada actividad cerebral, ni Kontin, demasiada somnolencia. Shikantaza. "Shi", la concentración en el cuerpo-espíritu. "Kan", la observación de la postura y de la presencia o ausencia de pensamientos. El espíritu no se fija en un punto o un concepto; se amplía, se vuelve como el vasto cielo, aceptando todo. Inconscientemente, naturalmente, automáticamente, aparece el Samadhi en la tranquilidad y la felicidad del ser y las semillas de la sabiduría se reproducen en nuestras acciones cotidianas. El cuerpo-espíritu son uno, sin separación. Tocamos la cosa real.

Durante zazen no debemos seguir nuestra conciencia personal, tenemos que encontrar la conciencia Hishiryo. Hishiryo es una experiencia directa, es una identidad más allá de las palabras o los conceptos, por eso no se puede expresar, pero se transmite "I Shin Den Shin" -de mi espíritu a tu espíritu- de maestro a discípulo.

 

abanico

 

 

 

fuente: http://www.zenkan.com/zazen.html

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post