Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Pasajeros en Tránsito

Utopias piratas

2 Marzo 2011 , Escrito por blackrainbow Etiquetado en #Evolución

 

LA ZONA TEMPORALMENTE AUTÓNOMA
Hakim Bey
Traducción y notas de Guadalupe Sordo.
Revisado por Alguien.

 

Lo siguiente es un extracto de dicho texto. Recomendable la lectura complata, son apenas 30 páginas de extrema lucidez.

 

 

Utopías piratas

 

LOS PIRATAS Y CORSARIOS del siglo xviii crearon una «red de información» que envolvía el globo: primitiva y dedicada primordialmente a los negocios prohibidos, la red funcionaba admirablemente. Repartidas por ella había islas, remotos escondites donde los barcos podían ser aprovisionados y cargados con los frutos del pillaje para satisfacer toda clase de lujos y necesidades. Algunas de estas islas mantenían «comunidades intencionales», completas minisociedades que vivían conscientemente fuera de la ley y mostraban determinación a mantenerse así, aunque fuera sólo por una corta -pero alegre- existencia.

 

Hace algunos años investigué un montón de material secundario sobre piratería, intentando encontrar algún estudio sobre estos enclaves, pero parece que todavía ningún historiador los había encontrado merecedores de análisis serio. (William Burroughs había mencionado el tema, como lo hizo el anarquista inglés Larry Law -pero no se había hecho ningún estudio sistemático). Me remití a la fuentes directas, y construí mi propia teoría, algunos de cuyos aspectos analizaré aquí. Decidí llamar a aquellos asentamientos «utopías piratas».

 

Los Asesinosmedievales fundaron un «Estado» que consistía en una red de remotos valles montañosos y castillos, separados por miles de kilómetros, estratégicamente invulnerables a la invasión y conectados por un permanente flujo informativo de agentes secretos, en guerra con todos los gobiernos y dedicado exclusivamente al conocimiento. La tecnología moderna, culminando con el satélite espía, convierte esa especie de autonomía en un sueño romántico. ¡No más islas piratas!.

 

En el futuro, la propia tecnología -liberada de todo control político- hará posible un mundo entero de pura.

¿Es que estamos condenados, los que vivimos el presente, a nunca experimentar la autonomía, a nunca habitar ni por un momento una tierra regulada sólo por la libertad? ¿No nos queda otra opción que la nostalgia del pasado o la nostalgia del futuro? ¿Tendremos que esperar a que la totalidad del mundo sea liberado del control político antes de que uno sólo de nosotros pueda afirmar conocer la libertad? La lógica y la emoción se alían para condenar tal posibilidad. La razón establece que uno no puede luchar por aquello que no conoce, y nuestro corazón se rebela frente a un universo tan cruel como para imponer tal injusticia a nuestra generación, sola ante la humanidad.

 

Decir algo así como «no seré libre hasta que todos los humanos -o todas las criaturas sensibles- lo sean» es, simplemente, condenarnos a una especie de estupor-nirvana, abdicar de nuestra humanidad, definirnos como perdedores.

Toda mi investigación ha cristalizado en el concepto de «ZONA TEMPORALMENTE AUTÓNOMA» (que a partir de aquí abreviaré TAZ

 

Esperando la revolución

 

¿CÓMO ES QUE TODO mundo puesto patas arriba siempre termina por enderezarse? ¿Por qué siempre a toda revolución sigue una reacción, como una temporada en el Infierno?

La revuelta, o la forma latina insurrección, son palabras que los historiadores utilizan para describir las revoluciones fallidas -movimientos que no completan la curva prevista, la trayectoria consensuada: revolución, reacción, traición, fundación de un Estado aún más fuerte y opresivo, la vuelta de la tortilla y el retorno de la historia una y otra vez a su más alta forma: el látigo en el rostro de la humanidad por siempre.

 

La Historia pregona que la Revolución quiere "permanencia", o cuando menos duración, mientras que la revuelta es "temporal". En ese sentido una revuelta es como una "experiencia límite", lo contrario del estándar de la conciencia y experiencia "ordinaria". Como las fiestas, las revueltas no pueden ocurrir todos los días -de otra forma no serían "extraordinariad". Pero tales momentos de intensidad dan forma y sentido a la totalidad de una vida. El chamán retornará -uno no puede quedarse en el tejado de por vida-, pero cosas han cambiado, ciertos desplazamientos e integraciones han tenido lugar; una diferencia se ha instaurado.

 

Habrá quien objete que se trata de un consuelo para desesperados. ¿Qué pasa con el sueño anarquista, con el Estado sin estado, con la Comuna, con la zona autónoma duradera, con la sociedad libre, con la cultura libre? ¿Vamos a abandonar toda esperanza por una especie de existencialista acte gratuit? La cuestión no es cambiar las conciencias, sino cambiar el mundo.

 

Acepto que esta es una crítica justa. Pero opongo pese a todo dos objeciones; en primer lugar, que ninguna revolución nos ha traído esos sueños. Su intuición aparece en el momento de la revuelta -pero tan pronto como "la Revolución" triunfa y el Estado vuelve, los sueños e ideales ya están traicionados. No es que renuncie a toda esperanza o deseo de cambio -sino que desconfío del término Revolución. Segundo, que incluso aunque reemplacemos el intento revolucionario por un concepto de insurrección que espontáneamente atrae un florecimiento anarquista, nuestra particular situación histórica no es propicia para reto tan enorme. Absolutamente nada, sino un fútil martirio, resultaría en estos momentos de una colisión frontal con el Estado terminal, el Estado de la megacorporación, de la información, el imperio del Espectáculo y la Simulación. Todas sus armas nos apuntan, mientras nuestros ridículos dardos no encuentran nada contra lo que disparar sino una histéresis, una rígida nada, un fantasma capaz de absorber cada chispa en un ectoplasma de información, una sociedad de la capitulación regida por la imagen de la Pasma y el Ojo absorbente de la pantalla televisiva.

 

En suma, el realismo nos impone no sólo dejar de esperar «la Revolución», sino incluso dejar de desearla. Revuelta sí, tan a menudo como sea posible, e incluso asumiendo los riesgos de la violencia. Los espasmos del Estado Simulador serán «espectaculares», pero en la mayoría de los casos la mejor y más radical táctica será rechazar entrar en el juego de la violencia espectacular, retirarse del área del simulacro, desaparecer.

 

La TAZ es un campamento de guerrilleros ontológicos: atacan y escapan. Mantén en movimiento a toda la tribu, aunque sólo se trate de datos en la Web. La TAZ tiene que ser capaz de defenderse: pero tanto el «ataque» como la «defensa» deben, siempre que puedan, eludir la violencia del Estado, que es una violencia sin sentido. El ataque se hace contra estructuras de control, esencialmente contra las ideas; y la defensa es la «invisibilidad» -un arte marcial- y la «invulnerabilidad» -un arte «oculto» entre las artes marciales. La «máquina de guerra nómada» conquista antes de ser detectada, y se desplaza antes de que el mapa pueda ser reajustado. Por lo que concierne al futuro; Sólo los autónomos podrán planear la autonomía, organizarla, crearla.

Es un proceso que se autoinicia. El primer paso tiene algo de satori5: la realización de la TAZ comienza con el simple acto de su realización.

 

Ratoneras en la Babilonia de la Información

 

LA TAZ COMO TÁCTICA consciente radical emergerá bajo ciertas condiciones:

 

  1. Liberación psicológica. Esto es, debemos realizar (hacer reales) los momentos y espacios en los que la libertad no es sólo posible sino electiva. Debemos saber de qué forma somos genuinamente oprimidos, y también de qué forma estamos autoreprimidos o atrapados en una fantasía en la que son las ideas las que nos oprimen. El TRABAJO, por ejemplo, es para la mayoría de nosotros una fuente mucho más efectiva de miseria que la propia política legislativa. La alienación es para nosotros mucho más peligrosa que cualquier caduca ideología moribunda y desdentada. La adicción mental a los "ideales" -que de hecho resultan ser meras proyecciones de nuestro resentimiento y nuestra sensación de victimización- nunca harán avanzar nuestro proyecto. La TAZ no es el heraldo de ninguna falsa promesa de Utopía Social a la que debamos sacrificar nuestras vidas para que los hijos de nuestros hijos puedan respirar un poco de aire libre. La TAZ debe ser el escenario de nuestra presente autonomía, pero sólo puede existir bajo la condición de que ya nos consideremos en efecto seres libres.

 

  1. La anti-Red debe expandirse. En la actualidad refleja más abstracción que efectividad. Los fanzines y BBSs intercambian información, lo que es parte del trabajo de fondo necesario de la TAZ, pero muy poca información de esta índole se refiere a bienes y servicios concretos necesarios para la vida autónoma. No vivimos en el CiberEspacio; soñar que lo hacemos es caer en la CiberGnosis, la falsa transcendencia del cuerpo. La TAZ es un lugar físico y estamos en ella o no. Todos los sentidos deben estar implicados. El Web es de alguna forma un nuevo sentido, pero debe ser añadido a los otros -los otros no deben ser sustraídos de él, como en alguna horrible parodia del trance místico-. Sin el Web, la realización completa del complejo-TAZ sería imposible. Pero el Webno es un fin en si misma. Es un arma.

 

  1. El aparato de Control -el "Estado"- ha de continuar (o así debemos asumir) licuándose y petrificándose simultáneamente, debe progresar en su curso presente en el que la rigidez histérica viene a enmascarar más y más su vacuidad, un abismo de poder. Mientras el poder "desaparece", nuestra voluntad de poder debe ser la desaparición.

Ya hemos discutido la cuestión de si la TAZ puede ser vista "meramente" como obra de arte. Pero

también querrás saber si es que es algo más que una pobre ratonera en la Babilonia de la Información, o más bien un laberinto de túneles, más y más conectados, pero entregados sólo al

callejón sin salida del parasitismo pirata. Contestaré que preferiría ser una rata en la pared que una rata en la jaula; pero también insistiré en que la TAZ trasciende estas categorías.

 

APÉNDICE E: Addenda - TAZs permanentes

 

La teoría de la TAZ38 intenta ocuparse de situaciones existentes o emergentes, más que del puro utopismo. Por todo el mundo hay gentes que están dejando o "desapareciendo" de la Parrilla de la Alienación y buscando Formas de restaurar el contacto humano. Un ejemplo interesante de esto --en el nivel de la "cultura popular urbana" puede encontrarse en la proliferación de redes y conferencias sobre hobbies. Recientemente descubrí los zines de dos de esos grupos, las Joyas de la Corona del Supremo Alambre (dedicado al coleccionismo de aisladores eléctricos de cristal) y una revista sobre cucurbitología (La Calabaza). A estas obsesiones se dedica una enorme cantidad de creatividad. Los diversos encuentros periódicos de compañeros-maníacos vienen a ser genuinos festivales cara-a-cara (inmediados) de excentricidad. No es sólo la "contra-cultura" quien busca sus TAZs, sus campamentos nómadas y noches de liberación del Consenso. Grupos autoorganizados y autónomos están brotando entre todas las "clases" y "subculturas". Vastas extensiones del Imperio Babilónico están ahora vacías, pobladas sólo por los agentes secretos de los Medios de Masas y unos pocos policías psicóticos.

 

La teoría de la TAZ se da cuenta de que ESTO ESTA OCURRIENDO --no estamos diciendo que "debería" o será-- estamos hablando de un movimiento ya existente. Nuestro uso de diversos experimentos --de pensamiento, poéticas utópicas, crítica paranoica, etc., pretende ayudar a clarificar este movimiento, complejo y todavía en gran parte no documentado, a darle algún foco teórico y conciencia de sí mismo, y a sugerir tácticas basadas en estrategias integrales coherentes – ¡actuar como matrona o como panegirista, no como "vanguardia"!.

 

Y así hemos tenido que considerar el hecho de que no todas las zonas autónomas existentes son "temporales". Algunas son (al menos en intención) más o menos "permanentes". Ciertas grietas en el Monolito Babilónico parecen tan vacías que grupos enteros pueden mudarse a ellas e instalarse. Ciertas teorías, como la "permacultura", han sido desarrolladas para enfrentarse a esta

situación y sacar todo el provecho posible. "Pueblos", "comunas", "comunidades", incluso "arcologías" y "biosferas" (u otras formas de ciudad utópica) están siendo experimentadas y llevadas a cabo. Sin embargo, incluso aquí la teoría de la TAZ puede ofrecer algunas herramientas de pensamiento y clarificaciones útiles.

 

¿Qué hay de una poética (una "forma de hacer") y una política (una "forma de vivir juntos") para la TAZ "permanente" (o "PAZ")? ¿Qué hay de la relación entre temporalidad y permanencia? ¿Y cómo puede la PAZ renovarse y refrescarse periódicamente con el aspecto "festivo" de la TAZ?

 

La cuestión de la publicidad

 

Recientes sucesos en los EEUU y Europa han mostrado que los grupos autoorganizados/autónomos llevan el temor al corazón del Estado. MOVE en Philadelphia, los Koreshitas de Waco, los Deadheads, las Tribus del Arcoiris, los piratas informáticos, los okupas, etc., han sido el objetivo de varios niveles de intensidad de exterminio. Y aun así otros grupos autónomos no son percibidos, o al menos no son perseguidos. ¿Qué causa la diferencia? Un factor puede ser el efecto maligno de la publicidad o la mediación. Los Medios experimentan una vampirica sed de la obra de sombra y pasión del "Terrorismo", el ritual público de expiación, chivo expiatorio y sacrificio de sangre de Babilonia. Una vez que cualquier grupo autónomo permite que esta particular "mirada" caiga sobre él, las cosas se ponen jodidas: los Medios intentarán organizar un miniarmageddon para satisfacer su sucia ansiedad de espectáculo y muerte.

 

Ahora, la PAZ resulta un bonito blanco inmóvil para semejante bomba inteligente mediática.

Asediado dentro de su "compuesto", el grupo auto-organizado sólo puede sucumbir a algún tipo de barato martirio predeterminado. ¿¿¿Presumiblemente, este papel sólo atrae a masoquistas neuróticos???. En cualquier caso, la mayoría de los grupos querrán vivir su duración o trayectoria natural en paz y calma. Un poco de paranoia natural resulta útil, en tanto no se convierta en un fin en si misma. Uno debe ser astuto para poder ser audaz y salir con bien. Un toque de camuflaje, una aptitud para la invisibilidad, un sentido del tacto como táctica... podrían ser tan útiles para una PAZ como para una TAZ. Humildes sugerencias: usar sólo "medios íntimos" (zines, ruedas de teléfonos, BBSs, radio libre y mini-FM, TV de cable de acceso público, etc.); evitar actitudes confrontacionistas de macho fanfarrón --no necesitáis cinco segundos en el Telediario ("Policía asalta secta") para dar sentido a vuestra existencia. Nuestro eslogan podría ser: "Búscate la vida, no un estilo de vida".

 

 

 

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post