Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Pasajeros en Tránsito

Conocimiento de si mismo (VIII)

13 Mayo 2011 , Escrito por blackrainbow Etiquetado en #Maniobras de evasión

41 – LA DANZA DE LOS DERVICHES Y LA TRANSMUTACION DE LAS FUERZAS COSMICAS

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

El objeto de esta conferencia es darnos herramientas para que podamos desenvolvernos mejor en el Trabajo Esotérico.

LA DANZA DE LOS DERVICHES:

Los Derviches son Maestros de Turquía que viven en el desierto. Hay Derviches Cantantes y hay Derviches Danzantes. Los Derviches Cantantes enseñan a través de los cantos y de la música los procesos de la Conciencia. Los Derviches Danzantes enseñan a través de las danzas cómo el cuerpo puede estar en armonía con el Universo con determinados movimientos o Runas, que dentro de nosotros movilizan unas fuerzas que son de mucha utilidad para poder lograr la Concentración.

Entonces, estas danzas tienen por objeto que podamos lograr la Concentración. Debemos hacerla antes de cualquier práctica para tener éxito. De este modo, para sacar cualquier práctica: desdoblamiento, meditación, etc., si se quiere obtener buenos resultados, se debe armonizar el Cuerpo Físico con la parte interior. Y se logra con estos ejercicios.

Esas tres danzas son las siguientes:

windowslivewriter41ladanzadelosdervichesPrimera Danza: Abrir los brazos, que queden rectos y perpendiculares al tronco. Poner las manos hacia arriba y comenzar a girar en sentido de las manecillas del reloj.

windowslivewriter41ladanzadelosdervichesEsta práctica es muy útil porque descarga el hígado, el plexo solar y la zona emocional. Además, organiza y pone los Siete Chakras a girar correctamente, en el sentido de las manecillas del reloj. Lamentablemente, el mal manejo de las energías y el desgaste energético en que viven todos los seres humanos hacen que estos Chakras estén girando en sentido contrario. Este ejercicio alinea y coordina los tres cerebros, y produce un fenómeno vibratorio.

Hay que practicarlo todos los días. Se deben dar un mínimo de veintiún (21) vueltas. Cuando uno termina de girar manda el pie derecho adelante flexionándolo un poco y pone el brazo izquierdo sobre la rodilla derecha y con la mano derecha aprieta el entrecejo, para que no haya mareo. Si se hace durante ocho días seguidos uno se da cuenta de que ya no se siente mareo, o si se siente es muy poco. Entonces se está descargando el hígado, lo que permite un mejor desdoblamiento.

windowslivewriter41ladanzadelosderviches

La Segunda Danza es para aquietar la mente: la mayoría de las personas trabajan durante todo el día y cargan muchas preocupaciones. Esas preocupaciones son las no dejan centrarse cuando se va a meditar, o desdoblarse, o a hacer cualquier práctica. Si nosotros somos intelectuales y estamos en una oficina todo el día sentados es necesario que nos equilibremos un poco, para adelantar trabajo.

Entonces, es recomendable durante un espacio de cinco o diez minutos hacer la danza que vamos a enseñar. Es una danza que coordina los tres cerebros: primero aquieta al Intelectual, la mejor manera de aquietar el Intelectual es no pensando; pone con el ánimo que se requiere para poder empezar cualquier práctica al Emocional; y equilibra al Motor.

Este ejercicio es muy sencillo y se lleva a cabo así: comenzamos a trotar en el puesto y a la vez empezamos a aplaudir rítmicamente adelante y atrás del cuerpo, y girar al mismo tiempo la cabeza de un lado al otro. Ese es todo el ejercicio.

Indudablemente, mientras se hace el ejercicio no se puede pensar, porque ningún pensamiento se sostiene ahí, entonces comienza a darse el proceso de equilibro. Si hacemos este ejercicio durante cinco o diez minutos antes de cualquier práctica obtendremos una capacidad de concentración muy superior.

windowslivewriter41ladanzadelosderviches

Tercer Danza: Comenzamos a trotar en el puesto. Esta vez empezamos a aplaudir rítmicamente al lado izquierdo y giramos la cabeza al lado derecho. Luego aplaudimos al lado derecho y giramos la cabeza al lado izquierdo. Es muy sencillo, y hay que practicarlo hasta coordinarlo muy bien.

Ahí están estos dos ejercicios. Lo importante es coordinar las tres cosas: los movimientos de cabeza, los movimientos de los brazos adelante y atrás o a los lados, y los movimientos de las piernas. Finalmente se coordina también la respiración. Cuando ya se tiene suficiente práctica se hacen con mucha facilidad.

La práctica hace al Maestro.

LA TRANSMUTACIÓN DE LA FUERZAS CÓSMICAS:

La Transmutación de la Fuerza Cósmica es un trabajo que debemos hacer conscientemente. Este trabajo se hace entre el Planeta Tierra, el Microcosmos Hombre y el Sol Sirio.

Antes de iniciarlo debemos hacer la danza de los derviches para poder tener suficiente concentración.

Cuando hacemos este trabajo ganamos Dharma por la ayuda consciente al planeta. Ese Dharma se ve reflejado en la fuerza que nos queda por la participación en este trabajo.

El planeta Tierra necesita nuestra colaboración consciente. El planeta Tierra tiene también su Sol dentro, este Sol se llama Melquisedeck, el Sol Interior.

En el Sol Sirio encontramos el Ejército de la Voz. De él viene toda la energía que sostiene la Creación. Si uno se imagina el Sol Espiritual de Sirio uno ve una espiral de lucecitas formada por millones de ángeles que mueven el Ejército de la Voz, de un brillo espectacular. Dependiendo del grado de concentración que se tenga se puede ver esto.

Una persona haciendo la Transmutación de la Fuerza Cósmica durante una hora a dos horas puede llegar a ver cosas como estas, la oportunidad de verlo se logra con una buena concentración.

Nosotros hacemos este trabajo invocando a nuestro Ser, porque para nuestro Ser no hay espacio, ni hay tiempo. O sea, la distancia que hay a Sirio no importa, la distancia que hay de donde estamos al centro de la Tierra, los 6.240 kilómetros que hay más o menos al centro de la Tierra, para el Ser no existe, Él en un segundo puede estar allí.

Nos sentamos con las palmas de las manos mirando hacia arriba. Vamos a imaginar los vórtices de recepción y transmisión de la energía cósmica que hay en los dedos de los pies.

Entonces, el trabajo consiste en trasladar energía del planeta Tierra hasta el Corazón, luego trasladarla hasta el Sol Sirio, luego volver a bajarla hasta nuestro Corazón y finalmente entregar esa Energía Cósmica al planeta Tierra.

Se hace la vuelta completa. Llevamos una energía a Sirio y traemos una energía de Sirio al planeta Tierra, la exhalamos en el planeta Tierra expulsando todo el aire del pulmón.

Puede ser sentado o parado, no importa. Inhalo haciendo el primer ocho en el centro del planeta y lo llevo hasta la altura del corazón, se hace el Ocho, sale hacia Sirio por la coronilla, porque la coronilla es el punto de salida del planeta, del microcosmos. Entonces llegamos a Sirio, imaginamos a Sirio, hacemos el Ocho allí y retornamos nuevamente al corazón, hacemos el Ocho, en la salida del corazón, exhalamos y expulsamos toda la descarga al centro del planeta, haciendo el Ocho allí en el centro.

Una respiración completa -inhalación y exhalación- va durar de treinta segundos a un minuto, de acuerdo a la capacidad pulmonar que cada uno tenga. No hay que preocuparse por correr, no hay afán.

Al terminar la transmutación estamos cargados con una energía inimaginable para practicar desdoblamiento, meditación, lo que sea. Es una energía muy especial, entre más se ha transmutado mejor se siente, y mejor puede uno concentrarse para hacer las prácticas.

La energía la pueden imaginar gris plateado, en el momento menos pensado se la empieza a ver. Se va a ver el chorro de energía que está corriendo a través de uno, pero eso se ve durante la práctica.

Las condiciones para hacer este ejercicio de transmutación son:

  • Estar descalzos.
  • En un lugar tranquilo
  • Si es posible en contacto con la tierra. Si no se puede, entonces estar sobre materiales que no aíslen, como los pisos de baldosa. Las alfombras aíslan.

windowslivewriter41ladanzadelosderviches

Para hacer el trabajo de Transmutación de la Fuerza Cósmica hay que hacer cinco Ochos horizontales, iguales al símbolo del Infinito (∞):

  • El primer Ocho abajo, en el centro de la Tierra.
  • El segundo Ocho a la altura del Corazón.
  • El tercer Ocho en el Sol Sirio.
  • El cuarto Ocho a la altura del Corazón nuevamente.
  • El quinto Ocho finalmente otra vez en el planeta Tierra.

PRÁCTICA:

1- Comenzamos con una inhalación. Con la Imaginación recogemos la energía del centro del planeta Tierra, haciendo el primer Ocho. Luego ascendemos hasta el Corazón.

2- Hacemos el segundo Ocho a la altura del Corazón.

3- Reteniendo el aire, salimos por la coronilla y vamos hacia Sirio, nos imaginamos a Sirio.

4- Hacemos el tercer Ocho en Sirio.

5- Bajamos hasta nuestro corazón, penetrando por la coronilla.

6- Hacemos el cuarto Ocho en el Corazón.

7- Saliendo del Corazón, exhalamos enviando hacia la Tierra toda la energía que traemos, imaginando que descargamos esa energía en el centro del planeta. Y hacemos el quinto ocho.

42 – DOS CLASES DE CONOCIMIENTO: OBJETIVO Y SUBJETIVO

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

Existen dos mundos: el mundo exterior y el mundo interior. Cada uno de estos mundos tiene su propia realidad.

El Mundo Exterior está formado por todas las cosas que conocemos exteriormente. Como las vemos y podemos tocar creemos que son reales, y nos dejamos fascinar por ellas. Pero, si analizamos correctamente, todas estas cosas que forman el mundo exterior son de naturaleza pasajera. Todo pasa, pasan las personas, pasan las construcciones, pasan los continentes, pasan los animales, pasan las cosas. En el mundo exterior formamos nuestra personalidad imitando a las demás personas.

Al estudiar la Personalidad encontramos que está regida por las normas sociales, lo que está permitido y no está permitido en una sociedad. La legislación, las conductas, los preceptos morales y religiosos, que nosotros aprendernos de la sociedad. Kinder, primaria, secundaria, universidades, especializaciones, etc.

Pero tarde o temprano nuestro cuerpo físico ha de morir, y nuestra personalidad se habrá de desintegrar. Todo pasará, lo que no vemos los humanos es que todas las cosas de la personalidad, tarde o temprano, pasarán. Muchas cosas que nos enseñaron años atrás fueron modificadas posteriormente.

El Conocimiento Subjetivo o de la personalidad atrofia la conciencia, la aliena, nos mecaniza, nos convierte en teóricos, atrofia nuestro centro intelectual. Hablando claramente, si uno desea auto-realizarse entre menos conocimiento adquirido tenga mejor.

El Mundo Interior es diferente, en él encontramos dos clases de realidades. Una es la esencia libre y consciente, el 3%, y dos es la esencia atrapada en el yo psicológico, el 97%. Pero el 100% de nuestra Esencia es lo que verdaderamente cuenta, es nuestro Ser. Esa Esencia es nuestro Dios particular, lo real lo verdadero, lo eterno, lo bello, lo que no pasa en cada uno de nosotros.

Como tenemos la conciencia dormida ni siquiera sabemos que vinimos a este mundo con un objetivo: conocernos a nosotros mismos, conocer a nuestro Dios particular. Para poder conocernos a nosotros mismos se hace necesario conocer nuestro mundo interior, y eso es lo que cuenta.

Para poder conocer nuestro mundo interior lo primero será observarlo, o aprender a observarlo, pues el sentido que lo permite se encuentra atrofiado en la mayoría de los humanos. Cuando descubrimos cualquiera de nuestros defectos y comprendemos que dentro de él se encuentra atrapada una de nuestras chispas vemos que debemos liberarla. Para eso es necesario comprender por qué se creó ese defecto, cómo se alimenta, cómo nos maneja, y suplicarle a nuestra Madre que lo elimine. Entonces, se liberará la esencia, y una vez emancipada despertará su Conciencia, recibirá de parte del Padre su propio Conocimiento Objetivo, su vocación u oficio dentro de nuestro Microcosmos. Si así procedemos con cada uno de nuestros defectos comenzará a integrarse nuestro Ser, e iremos despertando un conocimiento objetivo, pues es un conocimiento de nuestro Ser, es un conocimiento que no pasa, es la sabiduría de nuestra propia Conciencia.

La palabra conocimiento viene de conocer, lo que nos indica que es algo que tiene que hacerse personalmente. La mayoría de nosotros, en el proceso de intelectualización, creímos que con aprender mecánicamente o memorizar era suficiente, y nos convertimos en creyentes de todo cuanto nos han dicho, pero no hemos conocido nada de lo que supuestamente sabemos. Nos faltó la parte más importante de conocer, que es comprobar.

Para poder desarrollar el Conocimiento Objetivo es necesario crear los cuerpos internos, que nos permiten ir conociendo las diferentes dimensiones de la naturaleza y del Cosmos. Si cometemos el error de no crear nuestros cuerpos superiores del Ser nunca nos conoceremos a nosotros mismos en una forma objetiva.

En estos cuerpos integraremos el Ser y el Saber.

El conocimiento interior u objetivo no es cuestión de teoría, o lecturas, o cuentos; es algo práctico que tenemos que hacer en función de los Tres Factores:

  • Si no se muere no se libera la Esencia, y por lo tanto tampoco avanzamos hacia la Sabiduría.
  • Si no se nace, pues, no se crean los cuerpos existenciales del Ser, que nos permiten conocer las diferentes dimensiones de la naturaleza.
  • Si no nos sacrificamos tampoco nos integraremos conscientemente a la ley del amor.

Tenemos Siete Conciencias, están en embrión dentro de nuestra Energía Creadora Sexual, cuando aprendemos a crearnos a nosotros mismos vamos desarrollando cada una de esas conciencias.

  • Con el Cuerpo Físico conocemos la tercera dimensión.
  • Con el Cuerpo Vital conoceremos la cuarta dimensión, los paraísos Jinas.
  • Con el Cuerpo Astral conoceremos todos los astros y planetas.
  • Con el Cuerpo Mental conoceremos el mundo de los átomos, y podremos extraer la sabiduría de ellos.
  • Con el Cuerpo de la Voluntad conoceremos los mundos electrónicos o planetas del Cristo, todo lo que es, ha sido y será.
  • Con el Cuerpo Búdhico conoceremos los mundos electromagnéticos, la verdadera felicidad
  • Con el Cuerpo Átmico nos sumergiremos en el océano de luz.

Sin esos Siete Cuerpos o Conocimientos Objetivos es imposible empezar a conocer el Universo y los Dioses. Los griegos enseñaron que había que conocerse primero a Sí Mismo para poder conocer el Universo y los Dioses.

El Conocimiento Objetivo nos permite conocer lo real, el objeto de existir, nuestro papel en el Universo. Nos permite fusionarnos con nuestro SER.

Si queremos llegar al Conocimiento Objetivo tenemos que comprobar y practicar estas enseñanzas.

La palabra “Conocimiento” viene de conocer, si uno no conoce no tiene Conocimiento.

Porque fulano habla muy bien, tiene buena memoria, retiene diferentes obras y autores y todas esas cosas decimos: “ese tipo sí sabe, ese sí tiene conocimiento”. Pero ¿cuál conocimiento?

Por ejemplo, cuando ustedes enseñan a la letra muerta, repitiendo lo que enseñaron los maestros, para ustedes es una mentira, y cualquiera les podría decir: “ustedes son unos mentirosos. ¿Cómo pueden estar tan seguros de que eso es así?”. Y esto es porque ustedes no lo han realizado o comprobado todavía.

Cada gnóstico debe ir adquiriendo su propio conocimiento. Entonces ya van ustedes a hablar de su propio conocimiento.

El Maestro dice todo en sus obras, todas son verdades, porque lo he ido comprobando; pero si yo me pongo “el Maestro Samael dice en tal obra, en tal capítulo, tal y tal cosa”. Cualquiera de ustedes podría decirme: “usted es un mentiroso. ¿A usted le consta eso?”.

El Maestro puso las bases para que cada uno de nosotros llegara a su propio conocimiento.

43 – DIVERSOS TIPOS DE YOES LUJURIOSOS

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

Vamos a ver este tema que es importante para el trabajo de la Alquimia, es definitivo lo que vamos a ver hoy y lo que ustedes están estudiando. Indudablemente, la Castidad es exactamente lo contrario a la lujuria, lo opuesto, lo totalmente opuesto al desenvolvimiento de la lujuria. El Triángulo del Amor está apoyado en: la CASTIDAD, la FIDELIDAD y el AMOR.

windowslivewriter43diversostiposdeyoeslu

Siempre que una persona vaya a trabajar en el Sexo tiene que darse este triángulo perfectamente equilibrado, ya que esas tres fuerzas están actuando de momento en momento. Si una persona se olvida del Amor fracasa en el sexo. Si una persona se olvida de la Fidelidad fracasa, si olvida la Castidad fracasa. Cada una de estas tres fuerzas va a depender de las tres fuerzas primarias:

  • La CASTIDAD está relacionada directamente con el Espíritu Santo, con el SEXO y con la no fornicación.
  • La FIDELIDAD está relacionada con el fiel de la balanza, con el Hijo, con la JUSTICIA.
  • El AMOR está relacionado con el Padre.

Las tres fuerzas tienen que darse al unísono en el trabajo sexual. Si en el sexo se carece de alguna de estas tres fuerzas es muy difícil que alguien progrese.

Vamos a hablar del fuego. El Fuego tiene dos aspectos: un aspecto que está dado por el KUNDALINI, y otro aspecto es el KUNDARTIGUADOR. Estos dos son totalmente opuestos.

La palabra Kundalini se refiere al fuego ascendiendo victorioso por la médula espinal. Kundartiguador quiere decir fuego descendiendo a los infiernos atómicos del Humanoide.

Ya sabemos que la Energía Creadora Sexual crea, su función es crear: con un óvulo y un esperma reproduce la especie. Los demás espermas que participan en la cópula también crean: a los agregados psicológicos. Cuando se derramó la simiente se crearon todos los yoes o defectos psicológicos.

Existen tres tipos de sexología:

  • El Supra-sexo: Regeneración, sexo de los Dioses. Creación de los Hijos de la Luz.
  • El Sexo normal: Generación. Reproducción de la especie.
  • El Infra-sexo: Degeneración. Reproducción del Ego.

Veamos algunos de los yoes de la Lujuria:

1

El yo fornicario

Fornicar significa derramar la Energía Creadora Sexual en cualquier forma. Este yo es el eje de la legión. Es necesario eliminarlo para lograr la Castidad.

2

El yo del orgasmo

Solo busca la sensación que provoca derramar la energía.

3

El yo conquistador

4

El yo novio/a

5

El yo casado/a

6

El yo divorciado/a

7

El yo reproductor

Sólo le interesa la función animal de la reproducción.

Se relaciona con el yo papá – el yo mamá – el yo hermano- el yo esposo- el yo familia

8

El embarazo

Yoes que intervienen durante el embarazo tanto en la mujer como en el varón.

9

El yo madre soltera

10

Inseminación artificial

11

Anticonceptivos

Todos los anticonceptivos son formas de aborto continuado

12

El yo castrado/a

Ligaduras de trompas, extracción de ovarios, vasectomía, etc.

13

El yo del aborto

14

Clonaciones

15

El yo satisfecho

16

El yo insatisfecho

17

El yo provocador/a

Yoes que hacen desear, incitan

18

El yo seductor

Distintas formas de seducir: interesante, galante, indiferente, etc.

19

El yo coqueto

Clases de coquetería.

20

El yo vanidoso

Sufre por mostrarse de una manera. Sufre por la belleza

21

El yo engreído

Se engrandece

22

El yo de las modas

Ropas, peinados, estilos, etc.

23

El yo modelo

Desfiles de moda

24

El yo reina de belleza

Reinados de belleza

25

El yo exhibicionista

Le gusta mostrarse

26

El yo nudista

Le gusta andar desnudo. Situaciones de nudismo

27

El yo narciso

Enamorado de sí mismo, de su imagen

28

El amor platónico

Yoes que idealizan

29

Los apegos

Todo apego esconde temor a perder algo que da placer

30

El sentimentalismo morboso

Yoes que encuentran placer en sufrir por la pareja, por ejemplo cuando no está. Se fundamentan en el apego

31

El yo celoso

Yoes posesivos, miedosos, envidiosos, codiciosos, odiadores.

32

El yo adúltero

Adulterar es quitarle a algo su pureza inicial. Se pueden adulterar las prácticas, la pareja, etc.

33

El yo infiel

Engaños, excusas, justificaciones, etc.

34

El yo amante

Yoes que buscan intercambio sexual sin compromisos ni responsabilidades

35

El yo selectivo de hombres

Son comparadores. Forman prototipos

36

El yo selectivo de mujeres

Son comparadores. Forman prototipos

37

Varios novios

38

Varias novias

39

El yo polígamo

Tiene varias esposas

40

El yo del harén

Tiene varias esposas o esposos en una misma casa

41

El yo Casanova

Forma una nueva familia con cada mujer

42

El yo Juan Tenorio

Conquista una mujer para copular con ella por única vez

43

El yo Doña Inés

Conquista un varón para copular con él por única vez

44

El yo concubina

Convive con un varón sin estar casada con él

45

Matrimonio abierto

Es el matrimonio en el que se permite adulterar

46

El yo cabrón

Yo que permite el adulterio de su pareja

47

Intercambio de parejas

48

Triángulos amorosos

Cualquier relación de tipo sexual que involucre a 3 personas

49

Práctica de sexo en la misma habitación con otras personas

50

Sexo en grupo

Practicar el sexo en forma simultanea con otras parejas

51

Orgías

Todos mantienen sexo con todos sin distinciones

52

Prostitución

-Comercio con el cuerpo físico para fines sexuales.

-Toda entrega condicionada por un interés

a- yo prostituta (tiene o tuvo sexo con más de un varón, es decir con más de una próstata)

b- yo calavera (tuvo sexo con más de una mujer, es decir usó su próstata en más de una vagina)

c- yo proxeneta (se beneficia con la prostitución de otra persona)

53

Erotismo impuro

Estrategias o medios bajos para entrar en actividad sexual. Pornografía, danzas y shows lujuriosos, chistes, sexo oral , masturbación, etc.

54

Perversidad sexual

Yoes que buscan viciar y corromper (prácticas y personas)

55

Aberraciones sexuales

Vicios y costumbres depravadas usadas para excitarse.

56

El yo lascivo

Planea y fantasea sobre sexo. Deseo sexual reprimido.

57

El yo mirón

Busca impresiones visuales. La falta de pureza al mirar debilita la voluntad. Ej.: mirar desfiles, carnavales, reinados de belleza, personas por la calle, etc.

58

El yo fisgón

Le gusta espiar

59

El yo voyeur

Le gusta espiar a otras parejas mientras practican sexo

60

Pornografía:

Revistas, videos, internet, shows etc.

Información visual sobre sexo.

Pervierte al sexo, provoca impotencia. Agota la energía en el sólo desear. Impide el despertar de la Conciencia

61

Cuentos verdes

Yoes cuenta chistes y contadores de anécdotas. Quieren hacer del sexo algo gracioso.

62

Llamadas obscenas

63

Identificaciones

Por no transformar las impresiones que entran a través los cinco sentidos. Duermen la Conciencia, alimentan a los yoes

64

Poluciones nocturnas

Por lo general debido a la lascivia e impresiones no transformadas

65

El yo masturbador:

Estimula el aparato sexual con la mano para provocar el orgasmo, a sí mismo o a otro

a- Auto-masturbación.

b- Masturbación colaborada

c- Masturbación mutua

d- Masturbarse con animales o masturbarlos

66

Los consoladores

67

Los vibradores

68

Muñecas inflables de hule

69

Auto-homosexualismo

Introducción de aparatos en el ano, acompañado de masturbación

70

Práctica de sexo con aparatos

71

Sexo anal

Copular por el ano de una mujer u otro hombre

72

Homosexualismo:

Yoes homosexuales Pasivos: Hace el papel de mujer en la relación homosexual

Yoes homosexuales Activos: Varón que introduce el falo en el ano de mujer o varón

Yoes travestíes

Yoes hermafroditas

73

Sexo oral:

Provocar el orgasmo con la boca a otra persona

Sexo buco-fálico: Extracción del semen del falo con la boca

Sexo buco-vaginal: Obligar el orgasmo con la lengua en la vagina

74

Lesbianismo

75

El beso negro

Introducción de la lengua en el ano.

76

Pedofilia

Práctica de sexo con niños

77

Zoofilia o Bestialismo

Práctica de sexo con animales

78

Necrofilia

Práctica de sexo con muertos

79

El yo morboso

Utiliza elementos lascivos para excitarse o excitar a otros.

80

El yo fetichista

Tiene fijación erótica por un objeto o parte del cuerpo

81

El yo sádico

Obtiene placer provocando sufrimiento a los demás

82

El yo masoquista

Obtiene placer a través del sufrimiento propio

83

Violencia sexual

Yoes que maltratan a la pareja durante la práctica

84

El yo desvirgador / desflorador

Le gusta quitar la virginidad a las mujeres

85

El yo violador

86

La tolerancia sexual

Yoes que aceptan o permiten que el otro haga lo que desee

87

La sumisión sexual

Yoes que por placer adoptan una postura pasiva durante la práctica o se dejan dominar por el otro.

88

La curiosidad sexual

89

La complacencia sexual

Yoes que hacen lo que al otro le gusta para provocarle placer

90

Práctica de sexo sin deseo

91

Auto-obligarse para la práctica

92

Obligar a la práctica

93

Yoes abusadores de sexo

94

Practicar varias veces el mismo día

95

Practicar con varias mujeres el mismo día

96

Practicar con varios hombres el mismo día

97

Practicar con una persona pensando en otra

98

Practicar el sexo en el día (mientras hay sol)

99

Prácticas de sexo en el agua

100

Práctica de sexo en menstruación

Durante la menstruación la energía de la mujer atraviesa un proceso involutivo. Cualquier contacto revive yoes muertos

101

Prácticas de sexo en embarazo

102

Practicar sexo en lactancia

103

Practicar estando enfermo

104

Enfermedades venéreas

105

Profanaciones del templo

106

Exámenes ginecológicos

107

Exámenes urológicos, proctológicos

108

Parrandero, fiestero.

109

Los carnavales

110

Alcoholismo

111

Drogadicción

112

Piropos

113

Prometedores

Yoes que cumplen e incumplen

114

Bailarín

115

El yo toquetón

116

Abrazos insinuantes

117

Las caricias sin práctica

Activar la energía y no utilizarla la hace involucionar

118

Los besos

Es necesario aprender a besar con pureza

119

El machismo. El feminismo

120

Incesto

Relación sexual con familiares

121

Promiscuidad

Tener varias parejas y amantes.

122

Súcubo (en el hombre). Íncubo (en la mujer)

Entidad creada y alimentada con la energía derramada en cada fornicación

123

Ligues sexuales

Uno se queda unido con cada persona con la que ha copulado

124

Ligues con semen

125

Brujería

Yo bruja, Yo brujo

126

Satanismo

Misa negra: Varios copulan en un mismo yoni para crear un embo y fortalecer al Ego. La prostitución es una forma de misa negra.

127

Sexo dirigido

Practicar bajo instrucciones, consejos o dirección de terceros

128

Frialdad sexual

129

Impotencia sexual

130

Celibato

Máximo grado de degeneración

El proceso de la regeneración empieza con la desintegración de los defectos que conocemos que tenemos. Los anteriores yoes impiden que lleguemos a la Castidad, la Fidelidad y el Amor.

En la medida que estudiamos esos yoes vamos comprendiendo los errores que hemos cometido e iremos perfeccionando las prácticas de sexo. Igualmente lograremos una mayor potencia sexual. Como todos esos yoes son del Infrasexo, al ir eliminándolos podremos llegar a la sexualidad normal y a la suprasexualidad.

En Alquimia a este proceso se le denomina “blanquear el latón”.

44 – EL YO DE LA TRAICION

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

Normalmente, para hablar de traición, debe existir un pacto previo que se pueda traicionar. Entonces, si hay un pacto que no se cumple hay traición. Por lo tanto, partiremos de esta base que para estudiar la traición: tiene que violarse un pacto o un compromiso que se tenga.

Nosotros, en el plano físico, conocemos la traición cuando, por ejemplo, un novio le dice a una novia que la va a amar toda la vida y a los quince días está aburrido. Ya de hecho el novio hizo una promesa, y la incumplió, entonces hay traición.

Indudablemente hay traición cuando se falsifica algo o se adultera algo, para que haya traición debe haberse roto algo: un vínculo, un lazo, una promesa, etc. Esta es una forma de traición.

Cuando uno llega al Conocimiento, y está dispuesto a hacer la Obra, se compromete a trabajar cueste lo que cueste; entonces, tiene que enfrentarse con los tres enemigos del Cristo, que todos nosotros llevamos dentro, y que forman eso que llamaremos: el yo de la traición.

LOS TRES TRAIDORES:

En el Trabajo Interior profundo, dentro del terreno de la más estricta auto-observación psicológica, hemos de vivenciar en forma directa todo el Drama Cósmico. El Cristo Intimo ha de eliminar todos los elementos indeseables que en nuestro interior cargamos. Los múltiples agregados psíquicos en nuestras profundidades psicológicas gritan pidiendo crucifixión para el Señor Interior.

Incuestionablemente, cada uno de nosotros lleva en su psiquis a los Tres Traidores. Judas, el demonio del deseo; Pilatos, el demonio de la mente; Caifás, el demonio de la mala voluntad. Estos Tres Traidores crucifican al Señor de Perfecciones en el fondo mismo de nuestra alma. Se trata de tres tipos específicos de elementos inhumanos fundamentales en el Drama Cósmico.

Indubitablemente, el citado drama se ha vivido siempre secretamente en las profundidades de la Conciencia Superlativa del Ser. No es el Drama Cósmico propiedad exclusiva del Gran Kabir Jesús como suponen siempre los ignorantes ilustrados. Los Iniciados de todas las edades, los Maestros de todos los siglos, han tenido que vivir el Drama Cósmico dentro de sí mismos, aquí y ahora.

Empero, Jesús, el Gran Kabir, tuvo el valor de representar tal drama íntimo públicamente, en la calle y a la luz del día, para abrir el sentido de la Iniciación a todos los seres humanos, sin diferencias de raza, sexo, casta o color. Es maravilloso que haya alguien que en forma pública enseñare el drama íntimo a todos los pueblos de la Tierra.

El Cristo Íntimo, no siendo lujurioso, tiene que eliminar de sí mismo los elementos psicológicos de la lujuria.

El Cristo Íntimo, siendo en sí mismo paz y amor, debe eliminar de sí mismo los elementos indeseables de la ira.

El Cristo Íntimo, no siendo codicioso, debe eliminar de sí mismo los elementos indeseables de la codicia.

El Cristo Íntimo no siendo envidioso debe eliminar de sí mismo los agregados psíquicos de la envidia.

El Cristo Íntimo, siendo humildad perfecta, modestia infinita, sencillez absoluta, debe eliminar de sí mismo los asqueantes elementos del orgullo, de la vanidad, del engreimiento.

El Cristo Íntimo, la Palabra, el Logos Creador, viviendo siempre en constante actividad, tiene que eliminar en nuestro interior, en sí mismo y por sí mismo, los elementos indeseables de la inercia, de la pereza, del estancamiento.

El Señor de Perfección, acostumbrado a todos los ayunos, templado, jamás amigo de borracheras y de grandes banquetes, tiene que eliminar de sí mismo los abominables elementos de la gula.

Extraña simbiosis la del Cristo-Jesús; el Cristo-Hombre; rara mezcla de lo divino y de lo humano, de lo perfecto y de lo imperfecto; prueba siempre constante para el Logos.

Lo más interesante de todo esto es que el Cristo Secreto es siempre un triunfador; alguien que vence constantemente a las tinieblas; alguien que elimina a las tinieblas dentro de sí mismo, aquí y ahora.

El Cristo Secreto es el señor de la Gran Rebelión, rechazado por los sacerdotes, por los ancianos y por los escribas del templo.

Los sacerdotes le odian, es decir, no le comprenden; quieren que el Señor de Perfecciones viva exclusivamente en el tiempo de acuerdo con sus dogmas inquebrantables.

Los ancianos, es decir, los moradores de la tierra, los buenos dueños de casa, la gente juiciosa, la gente de experiencia, aborrecen al Logos, al Cristo Rojo, al Cristo de la Gran rebelión, porque éste se sale del mundo de sus hábitos y costumbres anticuadas, reaccionarias y petrificadas en muchos ayeres.

Los escribas del templo, los bribones del intelecto, aborrecen al Cristo Íntimo porque éste es la antítesis del Anticristo, el enemigo declarado de todo ese podridero de teorías universitarias que tanto abunda en los mercados de cuerpos y de almas.

Los Tres Traidores odian mortalmente al Cristo Secreto y lo conducen a la muerte dentro de nosotros mismos y en nuestro propio espacio psicológico.

Judas, el demonio del deseo, cambia siempre al Señor por treinta monedas de plata; es decir, por licores, dineros, fama, vanidades, fornicaciones, adulterios, etc.

Pilatos, el demonio de la mente, siempre se lava las manos, siempre se declara inocente, nunca tiene la culpa, constantemente se justifica ante sí mismo y ante los demás, busca evasivas, escapatorias, para eludir sus propias responsabilidades, etc.

Caifás, el demonio de la mala voluntad, traiciona incesantemente al Señor dentro de nosotros mismos; el Adorable Íntimo le da el báculo para pastorear sus ovejas. Sin embargo, el cínico traidor convierte el altar en lecho de placeres, fornica incesantemente, adultera, vende los sacramentos, etc.

Estos Tres Traidores hacen sufrir secretamente al adorable Señor Íntimo sin compasión alguna. Pilatos le hace poner la corona de espinas en sus sienes, los malvados yoes lo flagelan, le insultan, le maldicen en el espacio psicológico íntimo sin piedad de ninguna especie.

JUDAS

Judas es el Demonio del Deseo, el Enemigo de la Naturaleza. Representa todos nuestros propios deseos, tentaciones, y fascinación en el mundo físico. Estudiemos este traidor.

El deseo es la fuente de la fuerza, pues es el fuego que anima cualquier cosa, si nos entregamos a nuestros deseos seremos sus esclavos; si nos negamos a cada uno de nuestros deseos liberaremos ese fuego que está oculto en él. O nos haremos dueños de la fuerza.

Judas vende al Cristo por treinta monedas de plata. Esto quiere decir que nuestros deseos venden en el mundo físico al Cristo (el Fuego). Cuando aprendemos a negarnos a nosotros mismos, o a nuestros deseos, comenzamos adueñarnos de la fuerza que está oculta en cada deseo.

Cuando no sabemos negarnos a nosotros mismos vamos detrás de cada uno de nuestros deseos en el diario vivir.

Aprender a combatir con este traidor es muy importante si es que queremos avanzar en la Gran Obra, de lo contrario no iniciaremos el Trabajo Esotérico.

El evangelio de Judas dice: “Dichoso aquel que ve en mi luz la luz de mi Maestro”.

Cuando uno ve en el deseo al Fuego, al Cristo, lo rescata; cuando no lo ve lo pierde de instante en instante.

El deseo es fuego, y muriendo de instante en instante lo rescatamos como Voluntad.

Se dice que Judas, o el Deseo, es el enemigo de la Naturaleza, porque no permite ninguna creación en sí mismo. Cuando empezamos a negarnos a nosotros mismos comenzamos a equilibrar los centros, y el trabajo del nacimiento dará sus frutos, la Energía Creadora del Espíritu Santo cristalizará los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser.

A este demonio se le vence negándose a sí mismo.

PILATOS

Pilatos es el Demonio de la Mente, el enemigo de la Sabiduría. Representa todas nuestras disculpas, justificaciones, evasivas, escapatorias, etc., a través de las cuales continuaremos siendo los mismos.

¿Qué es lavarse las manos? Siempre que estamos ante un problema cualquiera nos justificamos, nos identificamos con el problema, no sabemos sacarle provecho a la situación. Siempre hallamos disculpas para no trabajar, para no eliminar los defectos.

Estudiemos este demonio de la mente: Siempre encuentra salidas, evasivas y justificaciones para seguir siendo el mismo. A la mente le toca el papel de juzgar a cada uno de nuestros defectos, de enjuiciarlos con la reflexión, pero no cumple con su trabajo, vive identificada con todos los procesos subjetivos.

Si queremos morir tenemos que dejar de justificarnos, tenemos que juzgarnos despiadadamente, no debemos aceptar las escapatorias, debemos volvernos serios con el trabajo.

Debemos quitarle el pasto al burro, no debemos alimentar los defectos del intelecto, debemos acabar con todos los conceptos para ir integrando nuestra mente. Recordemos que la mejor manera de pensar es no pensar. Con todo el intelectualismo la mente se degeneró y ya no comprende.

A este demonio se le denomina el enemigo de la Sabiduría porque no deja morir en sí mismo. La sabiduría llega con la muerte, sino se muere, pues, no habrá sabiduría. Este demonio impide la muerte psicológica, siempre le hecha la culpa a los demás, los vive juzgando, en lugar de juzgar nuestras propias acciones. Encuentra miles de justificaciones para no dejarnos hacer las cosas de nuestro Ser. Encuentra todas las justificaciones para que sigamos haciendo las cosas del Ego o la personalidad.

A este demonio se le vence no justificándonos y juzgándonos despiadadamente.

CAIFAS

Caifás es el Demonio de la Mala Voluntad, el enemigo de la Verdad. Representa nuestras palabras, obras y omisiones, en el terreno de los hechos.

Promete y no cumple lo que promete, le da lo mismo hacer que no hacer, pudiendo hacer no hace. Malgasta el tiempo en cosas ociosas que no tienen la menor importancia. No nos quiere dejar practicar nada. Quiere auto-realizarse sin trabajar. Ejemplos:

  • Mala voluntad para establecer disciplinas de trabajo.
  • Mala voluntad para cumplir los horarios.
  • Mala voluntad para hacer las prácticas.
  • Mala voluntad para levantarse a hacer las prácticas.
  • Mala voluntad para investigar.
  • Mala voluntad para comprobar.
  • Mala voluntad para concentrarnos.
  • Mala voluntad para la meditación.
  • Mala voluntad para las retrospecciones.
  • Mala voluntad para desdoblarnos.
  • Mala voluntad para el saltito.
  • Mala voluntad para hacer la práctica de los Derviches.
  • Mala voluntad para la Transmutación de Fuerzas Cósmicas.
  • Mala voluntad para los Traslados de Fondos.
  • Mala voluntad para negociar con los Señores del Karma.
  • Mala voluntad para eliminar a los yoes.
  • Mala voluntad para auto-observarnos.
  • Mala voluntad para reflexionar.
  • Mala voluntad para comprender los defectos.
  • Mala voluntad para pedir muerte.
  • Mala voluntad para sacrificarnos por la humanidad.
  • Mala voluntad para repartir volantes.
  • Mala voluntad para foguearnos
  • Mala voluntad para nacer.
  • Buena voluntad para perder tiempo.
  • Buena voluntad para las conversaciones ociosas.
  • Buena voluntad para la distracción.
  • Buena voluntad para ver televisión.
  • Buena voluntad para las parrandas.
  • Buena voluntad para el trabajo subjetivo.
  • Buena voluntad para dormir y descansar.
  • Buena voluntad para fornicar.
  • Buena voluntad para darle gusto a los deseos.
  • Buena voluntad para adulterar, etc., etc.

Veamos ahora algunas traiciones a la Obra:

  • Cuando mezclamos el Conocimiento con cosas pseudo-esotéricas.
  • Cuando nos identificamos con las cosas del mundo y nos retiramos de la obra
  • Cuando abandonamos el Trabajo Esotérico.
  • Cuando fornicamos voluntariamente.
  • Cuando teniendo la Castidad traicionamos a la Madre tomando otra pareja.
  • Cuando no cumplimos con el Juramento.
  • Cuando escogemos el camino del Nirvana.

De los tres demonios es el peor. Es el enemigo de la Verdad. Si la Verdad es el Ser, digamos que es el enemigo del Ser. Es el enemigo del Cristo, lo quiere impedir a cualquier precio.

A este demonio se le vence con sacrificios conscientes y padecimientos voluntarios.

Busquemos a los Tres Traidores en cada uno de nuestros actos del diario vivir. Y recordemos que a todos los Yoes se les juzga por Traición.

45 – QUE DEBEMOS HACER PARA QUE LAS PRACTICAS DEN RESULTADOS POSITIVOS

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

Hoy vamos a ver este tema por la razón de que todo lo que nosotros hacemos aquí es de tipo práctico. Lo fundamental es aprender a sacar las prácticas y ponerlas en limpio, como dicen.

En las prácticas del desdoblamiento por ejemplo, la mayoría de las personas están fracasando, como que no han arrancado. En las prácticas de meditación, lo mismo. De la práctica de la retrospección, ni decir.

Sólo de vez en cuando se ve que los alumnos estén sacando prácticas en limpio. Entonces, en razón de eso, entra esta conferencia en el temario. Esto es para que tengamos en claro los distintos elementos que nos pueden llevar al fracaso cuando uno intenta hacer una práctica cualquiera.

Todas las prácticas, pues, dan resultados positivos, indudablemente. Lo importante es que uno llegue a hacer la práctica en la disposición de ánimo que se requiere para ello.

PRIMER ASPECTO DE FRACASO:

Uno de los aspectos por los cuales las prácticas fracasan es la FALTA DE CONCENTRACIÓN:

Normalmente, la mayoría de las personas no le damos la importancia que se merece a la Concentración. La Concentración es un poder terrible. Estamos concentrados cuando la Conciencia está centrada en la acción.

Si nuestra Conciencia es nuestro Dios particular, se imaginarán que ese nunca fracasa. Si una persona centra su Conciencia en lo que está haciendo, si no se distrae, si no se disipa, de hecho tiene poder. Y la Concentración es el mayor poder al que uno puede aspirar. Así no lo veamos todavía, así no lo analicemos, más adelante nos iremos dando cuenta de que es el poder más grande que puede desarrollar el hombre. Una persona en concentración logra cosas maravillosas. Puede, por ejemplo, atravesar una piedra caminando, pasar por el interior y salir al otro lado de una pared, etc.

Entonces, lo importante sería aprender a centrar la Conciencia en lo que estamos haciendo. Lo grave está en que la mayoría de los seres humanos no nos sabemos concentrar. Creemos que nos concentramos porque desarrollamos ciertas labores de manera aparentemente juiciosa, pero no estamos realmente concentrados.

Si uno quiere comenzar a desarrollar la Concentración tiene que empezar a llevar adelante una tarea muy sencilla: ver qué es lo que hace en el día. Cosa por cosa, sirve irla anotando, para ser consciente. El día que logremos hacer esa cosa concentrados será un éxito.

Entonces: la primer labor del día, la segunda, la tercera, la cuarta, la quinta, la sexta, la séptima, etc., etc. y así todas, una detrás de otra. Indudablemente, la primera del día será despertarse, regresar del cuerpo astral al plano físico. Y hay que aprender a hacerlo como una labor consciente, centrar la Conciencia desde ese mismo instante para poder recordar todos los sueños. Mantralizar y traer todas las películas de lo que hicimos en el mundo astral. Y así quedaría uno todos los días despertándose conscientemente, recordando.

La segunda labor sería anotar cada uno de los distintos sueños que se tuvieron. La tercera incorporamos para salir de la cama. Indudablemente, un trabajador ordenado lo primero que hará será comprobar en qué dimensión se encuentra. No vaya a ser que esté todavía en la quinta y crea que está en la tercera dimensión. Deberá dar un brinquito con el deseo de flotar para ver si todavía está en la quinta. Sigamos, la cuarta será estirarse, la quinta será desvestirse o ir hasta el baño, llegar hasta el lavamanos, quitarse la ropa, meterse en la ducha, ajustar el chorro, que esté caliente, cerrar la puerta de la ducha, enjabonarse, enjuagarse, secarse, y así sucesivamente.

Ustedes ni se imaginan el número de tareas que se hacen en el día, y todas mecánicamente. Tenemos que llegar a hacerlas conscientemente, concentrados, con nuestra Conciencia centrada en lo que estamos haciendo en cada uno de esos instantes, para poder darnos cuenta de cada uno de los yoes que intervienen en cada tarea del día.

Entonces, uno tiene que luchar todos los días desde que se levanta por estar concentrado, por vivir el instante, por no distraerse, por no permitir que se le vaya la Conciencia a dar un paseo quién sabe a dónde. O se duerma definitivamente y estemos todo el día como zombis, caminando en la calle, hablando con la gente, peleando, discutiendo, preguntando precios, etc., y por la noche al volver a la casa si nos preguntan “¿Qué hizo usted hoy?”, respondamos “No sé”. Y esto porque hemos estado tan dormidos que no nos acordamos ni siquiera de lo que hemos hecho en el día. A ese punto se llega.

Cuando una persona ya es consciente de cada pasito de estos se baña, por ejemplo, y descubre los elementos que le ponen conflicto. Comienza a darse cuenta por qué en el diario vivir hay tantas indecisiones y otras cosas similares.

Si uno ya tiene un programa de actividades para el día va a lo que tiene que hacer, y no permite que llegue un pensamiento que no tenga que ver con lo que corresponde a esa tarea. La lucha está en eso. La Conciencia irá despertando y cada vez habrá más Concentración. Por ejemplo: una persona está haciendo la tarea número tres y resulta que se va a encontrar con fulanita en la tarea doce, y está tan emocionada que en la tarea tres está pensando en ella. Conclusión: está dormida.

Necesariamente tiene que estar centrada en lo que está haciendo en esta tarea. Si está pensando en ella, pues, está en el futuro, y no está viviendo el presente, no está viviendo el instante. Y si no está viviendo el presente no puede estar concentrado. Lo mismo sucede cuando uno esta en una reunión con alguien y está pensando en un problema que ocurrió en una tarea anterior. Esa persona no está viviendo el instante. De hecho, está descentrado, y tiene que hacer esfuerzos por centrarse.

Ustedes van a notar algo muy interesante: Cuando uno hace una tarea concentrado esa tarea se simplifica y se achica, y se vuelve sencillísima de hacer, y agradable, deliciosa. La tarea más elemental, lavar los pocillos de café, se siente muy agradable si se está concentrado, porque se está centrado en lo que está haciendo.

¿Pero qué sucede cuando se están lavando los pocillos de café? Uno descubre que hay yoes que dicen: “¡qué hartazgo!, sería mejor que otro lavara esto”. “¿Por qué tendrán que dejar los pocillos así?”. Y comienza una pelea interior entre los distintos yoes que no permite que uno esté concentrado.

Si comenzamos a darnos cuenta de eso podemos aplicar el proceso de muerte en marcha. A cada uno de esos detallitos que van apareciendo le vamos dando garrote. Fíjense que el que tiene el hábito de estar desayunando y pensando en la reunión con el gerente está desubicado.

¿Que dirían ustedes de este ejemplo?: Voy a preparar nómina. Entro a la oficina, me siento, inmediatamente le digo a la secretaria: “traiga un café”. A los cinco minutos de que me ha traído el café entra una llamada, me pongo a charlar con fulano. Ya son las nueve de la mañana y no he empezado a preparar la nómina. Después llega la secretaria, se sienta y le cuenta a uno un problema que tuvo con el esposo. Después otra cosa y ya, las once, y no he preparado la nómina. Y a todo el mundo le digo que estoy preparando la nómina.

De pronto uno llega en determinado momento y piensa: “¡nómina!”. La secretaria dice: “entró una llamada de tal”, y le respondo: “no atiendo a nadie hasta que no acabe la nómina”. “¿Quiere café?”. “No tomo café mientras esté preparando la nómina. Nada de eso, estoy aquí”.

¿Qué sucede? Uno se concentra tan intensamente que en minutos acaba la nómina. El error está en andar mariposeando y dando vueltas en lo que no hay que hacer. Si uno se concentra lo logra.

Si empezamos desde ahora a luchar ustedes van a darse cuenta de algo muy simpático: Llega uno al trabajo y la labor se vuelve chica, y uno lo termina en un rato porque lo hace disciplinado.

La persona que dice: me levanto, me baño, tiendo la cama, me visto, preparo el desayuno, organizo esto, desayuno, me voy, hago esto, llego a tal parte, hago esto, etc., esa persona va programada, va haciendo cosa por cosa y las vas haciendo centrada.

Resultado: con ochenta o noventa tareas las despacha todas. Pero el que no está programado, ¿qué hace?: “Voy a hacer esto primero. No, mejor hago esto otro. No, mejor dejo esto para mañana…”, y a la hora del té termina en que se le fue el día y no hizo nada, porque no tiene una disciplina. No está aplicando la Concentración en lo que está haciendo. Conclusión: fracaso.

Si ustedes se concentran ordenadamente en cada actividad, por simple que sea, van a descubrir algo: Hay tareas que nos agradan y hay tareas que nos desagradan. ¿Están de acuerdo?

Las tareas que nos agradan las hacemos muy rápidamente porque nos gustan, pero las tareas que nos desagradan siempre las posponemos. Pero ¿por qué nos desagrada determinada tarea? ¿Será que no sabemos bien cómo hacerla? ¿Será que hay algunos yoes que obstaculizan el desenvolvimiento de esa tarea?

Si observamos, la misma palabra Conciencia quiere decir CON, que es más, y CIENCIA, que es Sabiduría. Entonces, es el Ser el que nos va diciendo a nosotros, la vocecita nos va diciendo, hágalo así. Y lo vamos perfeccionando en una forma tal que cada día nos agrada más esa tarea. Y llega el día en que la tarea más difícil la hacemos perfecta.

Sentimos agrado porque la hacemos perfecta, entonces, queremos que vengan tareas. Nos volvemos personas preparadas para enfrentar compromisos difíciles.

Pero vean ustedes lo que sucede cuando se hace algo con mala gana, con aburrimiento: “Tengo que vestirme”. Presten atención a esas palabras: “Tengo que”.

“Tengo que desayunar”. De hecho, ahí hay una resistencia, una oposición, que vuelve muy difícil la tarea. Pero si ustedes están en vigilia descubren esa resistencia, y la matan. Ya no es tengo sino “quiero vestirme”, “quiero desayunar”. No es tengo, de mala gana.

Si entienden eso comienzan ustedes a descubrirlo todo. El día que lo identifica descubre uno que estar centrado es lo más agradable del mundo. Podría uno ir por la calle centrado meditando, como lo hace un Maestro.

Cuando una persona no piensa se manifiesta el propio Íntimo de momento en momento. Y puede uno escuchar la voz del corazón. Pero si está uno a toda hora con el batallar del pensamiento va sufriendo donde sea que vaya. Porque no está centrado en lo que está haciendo.

Si entendieron esto y ponen en práctica la Concentración, al cabo de unos años, sabrán concentrarse perfectamente en cada tarea que hagan. O sea, no estamos diciendo que en una semana, ni en un mes, ni en un año, sino que a través de la lucha, tarde o temprano, sabremos usar eso que se llama Concentración, y ninguna práctica va a fracasar.

Si aprovechamos esa Concentración para ir suplicándole a la Madre que elimine cada uno de los detallitos que intentan sacarnos de la Concentración avanzaremos en la muerte psicológica.

Si decimos “vamos a relajarnos”, entonces empezamos a relajar el cuerpo y nos relajamos. Si digo: “voy a estar en vigilia todo el día”, todo el día estoy en vigilia, porque sé concentrarme.

Si estoy trabajando muerte estoy trabajando en la muerte. Si voy a meditar, medito. Si voy a meter mi cuerpo en estado de Jinas, lo meto. Si voy a hacer una retrospección, para recordar una vida pasada, la hago y nunca fracaso.

El fracaso lo pone la distracción. Cuando uno se acostumbra a hacer las cosas sin distracción siempre triunfa en lo que está haciendo. Entonces, ahí esta el primer punto: Aprender a tener Concentración.

SEGUNDO ASPECTO DE FRACASO:

LA FALTA DE FE. ¿Qué es no tener fe?: Dudar, y la duda siempre lo lleva uno al fracaso. ¿Qué es tener fe?: Saber, tener la certeza.

Es distinto saber que creer. Uno puede creer que puede hacer muchas cosas. Por ejemplo, yo puedo creer que puedo volar, pero si no he volado, a la fija no vuelo. Me puedo quedar todo el día aleteando y no arranco. ¿Cierto? Pero cuando yo sé cómo volar arranco. Ahí está la diferencia.

Entonces, para tener fe, se necesita vencer algo que se llama la duda. ¿Qué nos hace dudar? Indudablemente, una sola cosa: estar uno a toda hora con la imaginación mecánica diciéndonos: “¿será que sí?”.

Si a uno le dicen haga estos pasos: 1, 2, 3, 4 y 5, hay que ir a hacer el paso 1, el 2, el 3, el 4 y el 5. Pero comienza la imaginación mecánica a dudar. Indudablemente, cuando entra la duda aparece una cosa que se llama fracaso.

Tan pronto uno duda sobre si sacará esa práctica, inmediatamente empieza a titubear. Lo que le pasa a la mayoría de los alumnos.

“¿Será que ese loco ahí nos está engañando? ¿Será que sí regreso al cuerpo físico después de esta práctica? ¿Será que es así? Y comienzan con dudas. ¿Será?

Y preguntar si será es sospechar que no se va a poder. Esto es lo que lo lleva a uno a fracasar.

Uno debe empezar con cierta seguridad el trabajo. Si le dijeron “hagamos los pasos 1, 2, 3, 4 y 5”. Pues hagamos los pasos 1, 2, 3, 4 y 5 y veamos qué aparece. En el momento en que lo estamos haciendo, estando concentrados, veamos qué incide en cada paso y corrijamos lo que aparece. Indudablemente, como resultado aparecerá lo de siempre, la cruda realidad de los hechos.

Cuando uno ya no duda no deja que el Diablo lo convenza. Cuando uno vence la duda inmediatamente hace y surge la sabiduría, la fe en lo que está haciendo. Y después no vuelve a dudar jamás.

Está bien que una persona que no se ha desdoblado conscientemente dude del desdoblamiento. Pero una persona que ya se desdobló conscientemente, averiguó, verificó, investigó, no tiene nada que dudar. Simplemente aplique y tiene sus resultados.

Decía un Maestro que hay cuatro normas en el trabajo esotérico. Estos cuatro pasos es bueno que todos los anoten y los tengan presentes:

1- ANHELAR: ¿Qué es anhelar? Es desear. Si ustedes se van a desdoblar tienen que desear hacerlo. Si no quieren desdoblarse ¿para qué hacen la práctica? Primero hay que desear y querer. Y Desear es Anhelar. Y querer no es otra cosa que imaginar.

2- El segundo paso es OSAR: ¿Qué es osar? Empezar a hacer. O sea, “voy a ir a desdoblarme” es el deseo de desdoblarse, ¿cierto? Pero ya empezar a desdoblarse es osar, comenzar, atreverse. Y empezar es ponerse a trabajar con la voluntad en algo que uno desea hacer. Estar centrado en lo que se desea hacer. Si entienden eso habrán dado un paso muy importante.

3- HACER: Indudablemente, el que empieza a hacer en algún momento termina de hacer. Esto tiene comienzo y tiene final. Ustedes empiezan a hacer una tarea, porque aquí ya empezaron, y de un momento para otro la hicieron. Pero acuérdense siempre que el que hace es el Ser, la Conciencia, y el que actúa es el yo. Una cosa es actuar y otra cosa es hacer. Aquí estamos diciendo hacer, que es del Ser. Entonces aquí está la Voluntad, y aquí está el hacer.

4- CALLAR: Si uno no calla empieza al otro día como loro: “¡Ah! Es que hice una desdoblada, y en eso duré ocho horas allá metido, e investigué la vida hasta de San Macanuto. Y aquí, y allí y allá. ¿Y qué sucede? A los dos días llega la policía interiormente: “venga compañero”, y lo meten por allá en un calabozo, por estar de chismoso.

Hay que saber que nosotros aquí pensamos en auto-realizarnos, y auto-realizarnos es lo contrario de hablar. Es aprender a callar, a guardar silencio.

Entonces, ven que fulano en astral está pretendiendo a mengano y se quedan callados. Coman callado, en todos los casos.

Nadie puede hablar de lo que ve en astral, porque o deja de verlo o se vuelve mago negro. Y luego monta consultorio de clarividencia y otra serie de cosas.

Pero si la persona sabe callar todos los días se desdobla, todos los días ve, todos los días investiga, todos los días cambia, todos los días mata yoes, hace las cosas como tiene que ser. Sin embargo, si habla no lo deja ser. Por eso es que cada uno de nosotros se pone sus propias limitaciones, porque al principio nos sentimos orgullosos de las cosas que hacemos. Tan pronto sacan la primera práctica ahí quedan.

Una persona que hace sabe. Y si sabe ya no vuelve a dudar. Ya tiene fe en lo que hace. Ha vencido a la ignorancia, ha vencido la duda, y ha logrado la fe.

TERCER ASPECTO DE FRACASO:

Algo que es importante que trabajemos desde ahora es EL TEMOR.

El Temor vuelve a todo el mundo impotente e incapaz. Cuando una persona tiene miedo no hace. Esta es la fuerza contraria al Amor, que está en la Obras. El temor castra a todo el mundo. Veamos ejemplos específicos:

Imaginemos que de un edificio que está allá vamos a colocar una banda templada de acero hasta aquí, a quince centímetros de altura. Le vamos a poner unos pasamanos y un tapete para que quede bien segura.

De ahí, a quince centímetros de altura del piso, sobre esa banda de acero bien templada, va a ir avanzando cada uno de ustedes tomados del pasamanos, caminando sobre la alfombra. ¿Alguno imagina que no puede? ¿Todos pueden? ¿Hay alguno que crea que no puede?

Vamos a hacer la misma tarea pero a cien metros de altura. Vamos a subir la misma banda, vamos a ponerla templada con su tapete y todo. Luego les decimos a cada uno: “vaya usted”. ¿Usted pasa? Y así, se darán cuenta de que no va a pasar ni uno solo. ¿Por qué? Porque inmediatamente la imaginación nos mete a nosotros el miedo. Y si no queda resuelto nuestro temor, mientras la imaginación no resuelva, la voluntad no trabaja.

Mientras ustedes no resuelvan sus miedos no podrán desdoblarse, no podrán meditar, porque no les va a funcionar la voluntad, que es la que los lleva al hacer. Es importante comprender eso.

CUARTO ASPECTO DE FRACASO:

El cuarto punto es muy importante: EL OBJETIVO:

Indudablemente, si ustedes han leído sobre el secreto del éxito, sabrán que cuando uno tiene un objetivo nunca fracasa. Pero cuando uno no tiene objetivo es un vago.

Por ejemplo: voy a salir de mi casa, pero no sé para dónde voy, si voy para arriba o para abajo. Y cuando llego a la esquina y decidí tomar uno de los dos caminos, no sé si ir para el norte o para el sur. ¿Cierto? Porque no tengo un objetivo, no tengo rumbo, no sé para donde voy.

Enseñan los expertos que de 10.000 barcos que salen de puerto con un objetivo determinado 10.000 triunfan, o sea, siempre llegan a donde van. Pero imagínense un barco cargado con toda la tripulación, los víveres y todo. Le dicen al capitán: “¿arrancamos?”. “Sí, arranquemos”. Y preguntan: “¿para dónde?”. “No sé. No sé todavía”.

Entonces ¿qué sucede? La tripulación empieza: “echemos para París”, “no, mejor salgamos para Alemania. Otro dirá: “no, mejor vamos para New York”, y así sucesivamente. Luego, toda la tripulación se pone a pelear y nadie hace nada. ¿Pór que? Porque no hay objetivo.

Eso nos pasa exactamente a nosotros. Cuando uno dice: “me voy esta noche a investigar esto, esto y esto”. A hablar con determinado Maestro, ir a determinada ciudad, investigar, encontrar a fulano, ir a buscar un mineral que está enterrado en la tierra que lo voy a sacar, etc. Lo que sea pero un objetivo determinado. Ahí siempre tendremos éxito, porque el éxito es el objetivo.

Entonces, ni bien nos desdoblamos, arrancamos para donde vamos y no perdemos tiempo. Lo grave es estar uno por ahí pajareando. No saber uno para donde va ni de donde viene.

Siempre tenemos que tener un objetivo: Ir al Tribunal, investigar cómo está determinado negocio, hacer un traslado de fondos, hablar con determinado Maestro, investigar sobre determinado agregado psicológico, etc. Tener un rumbo determinado, acuérdense siempre.

Por eso, cuando se está haciendo la práctica de la relajación, decimos: ¿cuál es el objetivo que vamos a cumplir tan pronto nos desdoblemos? ¿Cuál es el objeto de ir a buscar a determinado Maestro? Tengo que saber qué es lo que le voy a preguntar. ¿Le voy a preguntar cualquier cosa o simplemente le voy a ir a decir: qué tal, qué ha hecho? Como hacen en el plano físico todos. Para que le actualicen la historia personal. Siempre que se tiene un objetivo debe ser determinado, fijo.

Entonces, estudiemos un poco en qué estamos fallando en estos cuatro puntos: si está faltando Concentración. Si tenemos la Fe. Si encontramos yoes de Temor pidámosle a la Madre que nos los elimine. Y finalmente pongámonos un Objetivo. Con esto no se debe fracasar.

 

fuente: http://conocimientodesimismo.wordpress.com

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post