Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Pasajeros en Tránsito

Conocimiento de si mismo (IV)

13 Mayo 2011 , Escrito por blackrainbow Etiquetado en #Maniobras de evasión

16 – LA OBSERVACION DE SI MISMO

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

LA AUTO-OBSERVACIÓN

La Auto-Observación íntima de sí mismo es un medio práctico para lograr una transformación radical. Conocer y observar son diferentes. Muchos confunden la observación de sí con el conocer. Se conoce que estamos sentados en una silla en una sala, más esto no significa que estemos observando la silla. Conocemos que en un instante dado nos encontramos en un estado negativo, tal vez con algún problema o preocupados por este o aquel asunto, en estado de desasosiego o incertidumbre, etc., pero esto no significa que lo estemos observando. ¿Siente usted antipatía por alguien? ¿Le cae mal cierta persona? ¿Por qué? Ud. dirá que conoce a esa persona… ¡Por favor!, obsérvela, conocer nunca es observar; no confunda el conocer con el observar…

La observación de sí, que es un ciento por ciento activa, es un medio de cambio de sí, mientras que el conocer, que es pasivo, no lo es. Ciertamente conocer no es un acto de atención. La atención dirigida hacia dentro de uno mismo, hacia lo que está sucediendo en nuestro interior, sí es algo positivo, activo…

En el caso de una persona a quien se tiene antipatía, así porque sí, porque nos viene en gana y muchas veces sin motivo alguno, uno advierte la multitud de pensamientos que se acumulan en la mente, el grupo de voces que hablan y gritan desordenadamente dentro de uno mismo, lo que están diciendo, las emociones desagradables que surgen en nuestro interior, el sabor desagradable que todo esto deja en nuestra psiquis, etc., etc., etc.

Obviamente en tal estado nos damos cuenta también de que interiormente estamos tratando muy mal a la persona a quien tenemos antipatía. Más para ver todo esto se necesita incuestionablemente de una atención dirigida intencionalmente hacia adentro de sí mismo; no de una atención pasiva. La atención dinámica proviene realmente del lado observante, mientras los pensamientos y las emociones pertenecen al lado observado.

Todo esto nos hace comprender que el conocer es algo completamente pasivo y mecánico, en contraste evidente con la observación de sí, que es un acto consciente. No queremos con esto decir que no exista la observación mecánica de sí, más tal tipo de observación nada tiene que ver con la auto-observación psicológica a que nos estamos refiriendo.

Pensar y observar resultan también muy diferentes. Cualquier sujeto puede darse el lujo de pensar sobre sí mismo todo lo que quiera, pero esto no quiere decir que se esté observando realmente. Necesitamos ver a los distintos “Yoes” en acción, descubrirlos en nuestra psiquis, comprender que dentro de cada uno de ellos existe un porcentaje de nuestra propia conciencia, arrepentirnos de haberlos creado, etc. Entonces exclamaremos: “¿Pero qué está haciendo este YO?”. “¿Qué está diciendo?”. “¿Qué es lo que quiere?”. “¿Por qué me atormenta con su lujuria, con su ira?”, etc., etc.

Entonces veremos dentro de sí mismos todo ese tren de pensamientos, emociones, deseos, pasiones, comedias privadas, dramas personales, elaboradas mentiras, discursos, excusas, morbosidades, lechos de placer, cuadros de lascivia, etc., etc., etc.

Muchas veces antes de dormirnos en el preciso instante de transición entre vigilia y sueño sentimos dentro de nuestra propia mente distintas voces que hablan entre sí. Son los distintos Yoes que deben romper en tales momentos toda la conexión con los distintos centros de nuestra máquina orgánica a fin de sumergirse luego en el mundo molecular, en la “Quinta Dimensión”.

LOS DOS MUNDOS

Observar y observarse a sí mismo son dos cosas completamente diferentes, sin embargo ambas exigen atención. En la observación la atención es orientada hacia afuera, hacia el mundo exterior, a través de las ventanas de los sentidos. En la auto-observación de sí mismo, la atención es orientada hacia dentro y para ello los sentidos de percepción externa no sirven, motivo este más que suficiente como para que sea difícil al neófito la observación de sus procesos psicológicos íntimos.

El punto de partida de la ciencia oficial en su lado práctico es lo observable. El punto de partida del trabajo sobre sí mismo es la auto-observación, lo auto-observable.

Incuestionablemente estos dos puntos de partida, renglones arriba citados, nos llevan en direcciones completamente diferentes. Podría alguien envejecer enfrascado entre los dogmas intransigentes de la ciencia oficial, estudiando fenómenos externos, observando células, átomos, moléculas, soles, estrellas, cometas, etc., sin experimentar dentro de sí mismo ningún cambio radical.

La clase de conocimiento que transforma interiormente a alguien jamás podría lograrse mediante la observación externa. El verdadero conocimiento que realmente puede originar en nosotros un cambio interior fundamental tiene por basamento la auto-observación directa de sí mismo. Es urgente decirle a nuestros estudiantes Gnósticos que se observen a sí mismos y en qué sentido deben auto-observarse y las razones para ello. La observación es un medio para modificar las condiciones mecánicas del mundo. La auto-observación interior es un medio para cambiar íntimamente.

Como secuencia o corolario de todo esto, podemos y debemos afirmar en forma enfática que existen dos clases de conocimiento, el externo y el interno y que, a menos que tengamos en sí mismos el centro magnético que pueda diferenciar las calidades del conocimiento, esta mezcla de los dos planos u órdenes de ideas podrían llevarnos a la confusión. Sublimes Doctrinas seudo-esotéricas con marcado cientificismo de fondo pertenecen al terreno de lo observable, sin embargo son aceptadas por muchos aspirantes como conocimiento interno.

Nos encontramos pues ante dos mundos, el exterior y el interior. El primero de estos es percibido por los sentidos de percepción externa; el segundo sólo puede ser percibido mediante el sentido de auto-observación interna. Pensamientos, ideas, emociones, anhelos, esperanzas, desengaños, etc. son interiores, invisibles para los sentidos ordinarios comunes y corrientes, y sin embargo son para nosotros más reales que la mesa del comedor o los sillones de la sala.

Ciertamente nosotros vivimos más en nuestro mundo interior que en el exterior; esto es irrefutable, irrebatible. En nuestros Mundos Internos, en nuestros mundos secretos, amamos, deseamos, sospechamos, bendecimos, maldecimos, anhelamos, sufrimos, gozamos, somos defraudados, premiados, etc.

Incuestionablemente los dos mundos interno y externo son verificables experimentalmente. El mundo interior es lo auto-observable en sí mismo y dentro de sí mismo, aquí y ahora. Quien de verdad quiera conocer los “Mundos Internos” del planeta Tierra o del Sistema Solar o de la Galaxia en que vivimos debe conocer previamente su mundo íntimo, su vida interior, particular, sus propios “Mundos Internos”. “Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses”. Cuanto más se explore este “Mundo Interior”, llamado “Uno Mismo”, tanto más comprenderá que vive simultáneamente en dos mundos, en dos realidades, en dos ámbitos, el exterior y el interior. Del mismo modo que a uno le es indispensable aprender a caminar en el “mundo exterior” para no caer en un precipicio, no extraviarse en las calles de la ciudad, seleccionar sus amistades, no asociarse con perversos, no comer veneno, etc., así también, mediante el trabajo psicológico sobre sí mismo, aprendemos a caminar en el “Mundo Interior”, el cual es explorable mediante la auto-observación de sí. Realmente el sentido de auto-observación de sí mismo se encuentra atrofiado en la raza humana decadente de esta época tenebrosa en que vivimos.

A medida que nosotros perseveramos en la auto-observación de sí mismos el sentido de auto-observación íntima se irá desarrollando progresivamente.

17 – LOS TRES FACTORES PARA LA REVOLUCION DE LA CONCIENCIA

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

Esta conferencia es la síntesis de todo el trabajo para la Auto-Realización de nuestro Ser. Para poder revolucionarnos contamos con tres fuerzas: la del Padre, la del Hijo y la del Espíritu Santo. Pero debemos entender lo que esto quiere decir:

El Padre es la Sabiduría. Y es el principio de todo.

El Hijo representa la Justicia.

El Espíritu Santo es el Poder.

  • El Padre: Está relacionado con la Sabiduría y se manifiesta en nosotros cuando enseñamos o nos sacrificamos por los demás. A esto le llamaremos Sacrificio por la Humanidad.
  • El Hijo: Tiene a su cargo la Justicia. Esto quiere decir que el objetivo de esta parte de nuestro Ser es liberar y equilibrar. Y se manifiesta cuando liberamos nuestra Conciencia, mediante la Muerte Psicológica.
  • El Espíritu Santo: Es nuestra Madre Divina, la Energía Creadora. Y nos da el Poder para crear nuestros cuerpos a través del sexo y el sabio uso de la energía. A este procedimiento le llamaremos Nacimiento.

Estas tres partes de nuestro Ser harán la Revolución de la Conciencia cuando trabajemos en alguna de actividades relacionadas con cada una de ellas:

        • El primer factor será el Nacer.
        • El segundo factor será el Morir.
        • El tercer factor será el Sacrificio por la Humanidad.

Primer Factor: NACER

Se entiende por Nacimiento Espiritual la Creación de los Cuerpos Existenciales del Ser. Decimos creación de los Siete Cuerpos, pues deben crearse igual que se creó nuestro cuerpo físico, en el sexo.

Para Nacer es necesario tener una pareja estable con la que podamos trabajar en el sexo en forma permanente. Debe ser una pareja, no pueden ser varias, pues esto adulteraría el trabajo. La pareja debe estar dispuesta a colaborarnos y conocer el trabajo que se va a hacer.

Para este trabajo debemos aprender a valorar la Energía Creadora Sexual, pues con ella haremos toda la creación.

El lugar donde se practicará el sexo es el lecho nupcial o altar, este lugar es muy especial y debemos cuidarlo mucho para que no se mezclen otras fuerzas. La habitación o alcoba donde se encuentra deberá estar en magníficas condiciones de aseo y ventilación, libre de ruidos (música estruendosa) y televisores. No puede haber más personas durmiendo en la misma habitación.

El Suprasexo no se puede practicar en cualquier lugar. Es necesario tener una habitación destinada a esto.

Antes de iniciar la práctica de nacimiento debemos hacer unos preparativos:

  • Conjuración del Belilín y Círculo Mágico (para quedar protegidos de las fuerzas del Mal).
  • Súplica al Padre y a la Madre para que nos asistan durante la práctica.
  • Caricias entre los esposos para lograr una magnífica lubricación del yoni.
  • Penetración del falo dentro del yoni (el pene en la vagina).
  • Una vez unidos sexualmente son necesarias la Concentración, la Imaginación y la Voluntad.
  • Procedimiento respiratorio para la transmutación de la materia en energía:

- Inhalación -20 segundos- imaginando la entrada del aire por la nariz hasta los pulmones y luego bajarlo hasta las glándulas sexuales.

- Retención -20 segundos- imaginando el ascenso de un hilo dorado desde el cóccix hasta el entrecejo.

- Exhalación -20 segundos- mantralizando lenta y alargadamente IIIII, AAAAA, OOOOO, vocal por vocal, repitiendo todo el procedimiento respiratorio para cada vocal.

  • La práctica se prolongará durante todo el tiempo que la pareja lo desee pero deberán retirarse sin eyacular o derramar la Energía Creadora Sexual.
  • No se practicará sino una vez en la noche.
  • Con paciencia, prudencia y perseverancia se irá avanzando vértebra por vértebra y cuerpo por cuerpo.

Segundo factor: MORIR

La Muerte Psicológica se refiere a la liberación de la Esencia, o Energía Creadora Sexual, que en estos momentos se encuentra atrapada por el yo psicológico o las formas de ser de uno mismo.

Para poder iniciar el proceso de la muerte psicológica debemos aprender a auto-observarnos. Y esto resulta ser lo más difícil por la mecanicidad en la que nos encontramos.

Es necesario saber diferenciar los actos del Ego, los actos de la personalidad y los de la Conciencia.

¿Qué se puede observar en el mundo interior?

1- Los distintos pensamientos

2- Las charlas internas entre los yoes

3- Las emociones agradables

4- Las emociones desagradables

5- Los estados de ánimo en que nos encontramos

6- Las reacciones mecánicas

7- Todo lo que nos altera, cualquier situación del mundo físico

Cuando uno descubre cualquiera de estas manifestaciones nos hacemos conscientes de lo que sucede interiormente. Luego le pedimos a la Madre Divina que desintegre el defecto o yo que se manifestó.

En la medida que trabajamos con seriedad con este procedimiento iremos liberando la Esencia, equilibrando nuestros centros y despertando la Conciencia. Cada vez veremos detallitos más pequeños e insignificantes, lo que nos permitirá ver el avance.

El sentido de la auto-observación se irá agudizando progresivamente, en la medida que lo usemos, hasta que despertemos completamente.

Ejemplo: voy por la calle conduciendo tranquilamente, al llegar a la esquina otro vehículo se me atraviesa. Si en ese instante no me identifico con lo que me está pasando podré observar todo lo que sucede en mi mundo interior; veamos:

  • Aparece un yo que me dice “grítele estúpido”.
  • Otro “méntele la madre”.
  • Otro “¿Qué se está creyendo?”
  • Otro “¡Alcáncelo!”.
  • Observo que tengo ganas de pelear.
  • Observo que mi Centro Emocional está contraído.
  • Observo que un yo quiere vengarse.
  • Me pregunto quién le enseñó a manejar.
  • Pienso “¡Ojalá se estrelle!”.
  • Otro me dice que pudo habernos rayado el automóvil.
  • No puedo dejar de pensar en esto.
  • “¡Qué irresponsable!”, dice otro.
  • Otros yoes hacen comentarios de lo que sucedió.
  • Siento resentimiento por lo que pasó.

Un tiempo después sigo recordando la escena:

  • Aún tengo ira.
  • No puedo olvidar lo que sucedió.
  • Me siento debilitado.

Cada una de estas manifestaciones está producida por un yo diferente, y debo suplicarle a la Madre Divina que me lo elimine.

Otros ejemplos:

Pasa una mujer muy bella cerca de uno. Si me auto-observo descubro yoes en mi cabeza que la están idealizando, si observo el Centro Emocional me siento enamorado o atraído por ella, si observo el Centro Instintivo y el Sexual noto una actividad morbosa inconfundible. ¿Qué tengo que hacer? Al observar que la estoy idealizando pido muerte para ese detalle. Al observar que me estoy enamorando pido muerte para ese sentimiento. Y al observar la sensación instintiva pido muerte para ese yo. Si cualquiera de ellos persiste continúo pidiéndole a la Madre que lo elimine hasta que no aflore ninguno.

A este procedimiento se le denomina Muerte en Marcha, e implica estar todo el día en vigilia para poder darme cuenta de cada detalle.

Si me siento un rato a reflexionar sobre los distintos eventos del día y los estados en que me encontraba puedo hacer nuevos descubrimientos y continuar pidiéndole a la Madre Divina que me elimine cada cosa que vaya comprendiendo. A este procedimiento se le denomina Meditación Reflexiva. Y nos ayuda a liberar grandes cantidades de Conciencia.

Tercer factor: SACRIFICIO POR LA HUMANIDAD

El Sacrificio por la Humanidad es llevar este conocimiento desinteresadamente a toda la humanidad. Sin ningún tipo de distinción de raza, color, riqueza, pobreza, posición social, etc.

El Conocimiento hay que entregarlo sin recibir nada a cambio, completamente gratuito, de lo contrario no es sacrificio sino negocio. Nadie tendría con qué pagar este conocimiento.

La Sabiduría es el principio de todo. Si no la recibimos morimos ignorantes de la razón misma de existir. Si reflexionamos en esto y valoramos el Conocimiento que tenemos nos daremos cuenta de la responsabilidad que esto representa. Imaginar que todos nuestros hermanos duermen, sin saber siquiera para qué existen, produce terror.

El Conocimiento hay que entregarlo puro y limpio, sin agregarle ni quitarle nada, sin mezclarlo con conocimientos pseudo-esotéricos o subjetivos.

Algunas razones para sacrificarnos por la humanidad:

1- La razón de ser del Ser es el mismo Ser.

2- Desegoistizarnos, dejar de ser egoístas.

3- Una obra de amor se alimenta con amor.

4- Cada yo tiene su propia deuda, si no tenemos con qué pagar nos estancamos.

5- Debemos el Karma de siete existencias, si pretendemos auto-realizarnos debemos pagar de contado.

6- Cuando uno debe mucho necesita tener buenos ingresos.

7- Cuando uno se sacrifica por la humanidad recibe Dharma.

8- El Sacrificio genera los méritos del corazón para poder avanzar.

9- De lo que uno da recibe, el que nada da nada recibe.

10- El que da sabiduría recibe sabiduría.

11- El que tiene y no da de lo que tiene hasta lo poco que tiene le será quitado.

12- Los méritos del corazón nos permiten avanzar en el trabajo del Nacimiento.

13- Si una persona enseña, cada vez que enseña comprende algo mejor.

14- El egoísta avanza muy lentamente, si es que avanza.

15- Cada vez que le ayudamos al Padre a dar el conocimiento Él nos enseña algo.

16- Cada vez que repetimos el temario lo comprendemos mejor.

17- Si estamos enseñando vamos creando un Centro de Gravedad en torno al Trabajo Esotérico.

18- Si dejamos de enseñar nos enfriamos y nos estancamos en los otros dos factores.

19- Los distintos yoes quieren que nos olvidemos de este trabajo. Si no enseñamos pasa eso.

Diferentes formas de sacrificarnos por la humanidad:

1- Invitando a nuestros amigos, familiares y conocidos.

2- Invitando a desconocidos.

3- Repartiendo volantes y pegando afiches.

4- Haciendo publicidad o campañas publicitarias.

5- Preparándonos para enseñar.

6- Fogueándonos para perder el miedo que no nos deja hacer.

7- Haciendo introducciones en las salas.

8- Dictando conferencias.

9- Abriendo salas donde se pueda enseñar el Conocimiento.

10- Preparando personal para que ellos continúen enseñando.

11- Fogueando a todo el personal que se prepara.

12- Motivando a la gente para que arranquen la práctica de los Tres Factores.

13- Dirigiendo a los grupos que se han organizado.

14- Despertando para poder orientarlos.

Si comprobamos la fuerza que se recibe al dar este conocimiento empezaremos a formar un grupo que nos permita tener un Centro de Gravedad en el Trabajo Esotérico Gnóstico.

18 – LA CHARLA INTERIOR Y LA CANCION PSICOLOGICA

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

LA CHARLA

Resulta urgente, inaplazable, impostergable, observar la charla interior y el lugar preciso de donde proviene. Incuestionablemente, la charla interior equivocada es la “Causa Causorum” de muchos estados psíquicos inarmónicos y desagradables en el presente y también en el futuro.

Obviamente, esa vana palabrería insubstancial de charla ambigua y, en general, toda plática perjudicial, dañina, absurda, manifiesta en el mundo exterior tiene su origen en la conversación interior equivocada. Se sabe que existe en la Gnosis la práctica esotérica del silencio interior; esto lo conocen nuestros discípulos de “Tercera Cámara”. No está de más decir con entera claridad que el silencio interior debe referirse específicamente a algo muy preciso y definido.

Cuando el proceso del pensar se agota intencionalmente durante la meditación interior profunda se logra el silencio interior; más no es esto lo que queremos explicar en el presente capítulo. “Vaciar la mente” o “ponerla en blanco”, para lograr realmente el silencio interior, tampoco es lo que intentamos explicar ahora en estos párrafos. Practicar el silencio interior a que nos estamos refiriendo tampoco significa impedir que algo penetre en la mente. Realmente estamos hablando ahora mismo de un tipo de silencio interior muy diferente. No se trata de algo vago y general….

Queremos practicar el silencio interior en relación con algo que ya esté en la mente: persona, suceso, asunto propio o ajeno, lo que nos contaron, lo que hizo fulano, etc., pero sin tocarlo con la lengua interior, sin discurso íntimo… Aprender a callar no solamente con la lengua exterior sino también, además, con la lengua secreta, interna, resulta extraordinario, maravilloso.

Muchos callan exteriormente más con su lengua interior desollan vivo al prójimo. La charla interior venenosa y malévola produce confusión interior.

Si se observa la charla interior equivocada se verá que está hecha de verdades a medias, o de verdades que se relacionan entre sí de un modo más o menos incorrecto, o algo que se agregó o se omitió.

Desgraciadamente nuestra vida emocional se fundamenta exclusivamente en la “auto-simpatía”. Para colmo de tanta infamia sólo simpatizamos con nosotros mismos, con nuestro tan “querido Ego”, y sentimos antipatía y hasta odio con aquellos que no simpatizan con nosotros. Nos queremos demasiado a sí mismos, somos narcisistas en un ciento por ciento, esto es irrefutable, irrebatible.

En tanto continuemos embotellados en la “auto-simpatía” cualquier desarrollo del Ser se hace algo más que imposible. Necesitamos aprender a ver el punto de vista ajeno. Es urgente saber ponernos en la posición de los otros. “Así que todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos”. (Mateo: VII, 12).

Lo que verdaderamente cuenta en estos estudios es la manera como los hombres se comportan interna e invisiblemente los unos con los otros. Desafortunadamente, y aunque seamos muy corteses y hasta sinceros a veces, no hay duda de que invisible e internamente nos tratamos muy mal los unos a los otros. Gentes aparentemente muy bondadosas arrastran diariamente a sus semejantes hacia la cueva secreta de sí mismos para hacer con éstos todo lo que se les antoje (vejaciones, burla, escarnio, etc.).

LA CANCIÓN PSICOLÓGICA

Ha llegado el momento de reflexionar muy seriamente sobre eso que se llama “consideración interna”. No cabe la menor duda sobre el aspecto desastroso de la “auto-consideración íntima”; ésta, además de hipnotizar la conciencia, nos hace perder muchísima energía.

Si uno no cometiera el error de identificarse tanto consigo mismo la auto-consideración interior sería algo más que imposible. Cuando uno se identifica consigo mismo, se quiere demasiado, siente piedad por sí mismo, se auto-considera, piensa que siempre se ha portado muy bien con fulano, con zutano, con la mujer, con los hijos, etc., y que nadie lo ha sabido apreciar, etc. Total: es un santo y todos los demás unos malvados, unos bribones.

Una de las formas más corrientes de auto-consideración íntima es la preocupación por lo que otros puedan pensar sobre uno mismo; tal vez supongan que no somos honrados, sinceros, verídicos, valientes, etc. Lo más curioso de todo esto es que ignoramos lamentablemente la enorme pérdida de energía que esta clase de preocupaciones nos trae. Muchas actitudes hostiles hacia ciertas personas que ningún mal nos han hecho se deben precisamente a tales preocupaciones nacidas de la auto-consideración íntima.

En estas circunstancias, queriéndose tanto a sí mismo, auto-considerándose de este modo, es claro que el YO o mejor dijéramos los Yoes en vez de extinguirse se fortifican entonces espantosamente. Identificado uno consigo mismo se apiada mucho de su propia situación y hasta le da por hacer cuentas. Así es como piensa que fulano, que zutano, que el compadre, que la comadre, que el vecino, que el patrón, que el amigo, etc., etc., etc., no le han pagado como es debido a pesar de todas sus consabidas bondades, y embotellado en esto se vuelve insoportable y aburridor para todo el mundo. Con un sujeto así prácticamente no se puede hablar porque cualquier conversación es seguro que va a parar a su librito de cuentas y a sus tan cacareados sufrimientos.

Escrito está que en el Trabajo Esotérico Gnóstico sólo es posible el crecimiento anímico mediante el perdón a los otros. Si alguien vive de instante en instante, de momento en momento, sufriendo por lo que le deben, por lo que le hicieron, por las amarguras que le causaron, siempre con su misma canción, nada podrá crecer en su interior.

La Oración del Señor ha dicho: “Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores”.

El sentimiento de que a uno le deben, el dolor por los males que otros le causaron, etc., detiene todo progreso interior del alma.

Jesús, el Gran Kabir, dijo: “Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, en tanto estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. De cierto os digo que no saldrás de allí hasta que pagues el último cuadrante”. (Mateo, V, 25, 26).

Si nos deben, debemos. Si exigimos que se nos pague hasta el último denario, debemos pagar antes hasta el último cuadrante.

Esta es la “Ley del Talión”: “Ojo por ojo y diente por diente”. “Círculo vicioso”, absurdo. Las disculpas, la cumplida satisfacción y las humillaciones que a otros exigimos por los males que nos causaron, también a nosotros nos son exigidas aunque nos consideremos mansas ovejas.

Colocarse uno bajo leyes innecesarias es absurdo, mejor es ponerse a sí mismo bajo nuevas influencias. La Ley de la Misericordia es una influencia más elevada que la Ley del hombre violento: “Ojo por ojo, diente por diente”.

Es urgente, indispensable, inaplazable, colocarnos inteligentemente bajo las influencias maravillosas del Trabajo Esotérico Gnóstico, olvidar que nos deben y eliminar en nuestra psiquis cualquier forma de auto-consideración.

Jamás debemos admitir dentro de nosotros sentimientos de venganza, resentimiento, emociones negativas, ansiedades por los males que nos causaron, violencia, envidia, incesante recordación de deudas, etc., etc., etc. La Gnosis está destinada a aquellos aspirantes sinceros que verdaderamente quieran trabajar y cambiar.

Si observamos a las gentes podemos evidenciar en forma directa que cada persona tiene su propia canción. Cada cual canta su propia canción psicológica; quiero referirme en forma enfática a la cuestión esa de las cuentas psicológicas; sentir que a uno le deben, quejarse, auto-considerarse, etc.

A veces la gente “canta su canción así por que sí”, sin que se le de cuerda, sin que se le aliente, y en otras ocasiones después de unas cuantas copas de vino…

Nosotros decimos que nuestra aburridora canción debe ser eliminada; ésta nos incapacita interiormente, nos roba mucha energía. En cuestiones de Psicología Revolucionaria, alguien que canta demasiado bien -no nos estamos refiriendo a la hermosa voz, ni al canto físico-, ciertamente, no puede ir más allá de sí mismo; se queda en el pasado…

Una persona impedida por tristes canciones no puede cambiar su Nivel de Ser; no puede ir más allá de lo que es. Para pasar a un Nivel Superior del Ser es preciso dejar de ser lo que se es; necesitamos no ser lo que somos.

Si continuamos siendo lo que somos nunca podremos pasar a un Nivel Superior del Ser.

En el terreno de la vida práctica suceden cosas insólitas. Muy a menudo una persona cualquiera traba amistad con otra sólo porque le es fácil cantarle su canción. Desafortunadamente, tal clase de relaciones terminan cuando al cantante se le pide que se calle, que cambie el disco, que hable de otra cosa, etc. Entonces el cantante resentido se va en busca de un nuevo amigo, de alguien que esté dispuesto a escucharle por tiempo indefinido.

Comprensión exige el cantante, alguien que le comprenda, como si fuera tan fácil comprender a otra persona.

Para comprender a otra persona es preciso comprenderse a sí mismo. Desafortunadamente el buen cantante cree que se comprende a sí mismo.

Son muchos los cantantes decepcionados que cantan la canción de no ser comprendidos y sueñan con un mundo maravilloso donde ellos son las figuras centrales.

Sin embargo, no todos los cantantes son públicos, también los hay reservados; no cantan su canción directamente, más secretamente la cantan. Son gente que ha trabajado mucho, que ha sufrido demasiado, se sienten defraudados, piensan que la vida les debe todo aquello que nunca fueron capaces de lograr. Sienten por lo común una tristeza interior, una sensación de monotonía y espantoso aburrimiento, cansancio íntimo o frustración, a cuyo alrededor se amontonan los pensamientos.

Incuestionablemente las canciones secretas nos cierran el paso en el camino de la Auto-realización íntima del Ser.

Desgraciadamente, tales canciones interiores secretas pasan desapercibidas para sí mismos a menos que intencionalmente las observemos.

Obviamente, toda observación de sí deja penetrar la luz en uno mismo, en sus profundidades íntimas.

Ningún cambio interior podría ocurrir en nuestra psiquis a menos de ser llevado a la luz de la observación de sí. Es indispensable observarse a sí mismo estando solo, del mismo modo que al estar en relación con la gente.

Cuando uno está solo “Yoes” muy diferentes, pensamientos muy distintos, emociones negativas, etc., se presentan. No siempre se está bien acompañado cuando se está solo. Es apenas normal, es muy natural estar muy mal acompañado en plena soledad. Los “Yoes” más negativos y peligrosos se presentan cuando se está solo.

Si queremos transformarnos radicalmente necesitamos sacrificar nuestros propios sufrimientos.

Muchas veces expresamos nuestros sufrimientos en canciones articuladas o inarticuladas.

19 – ESTADOS Y EVENTOS

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

LA VIDA

En el terreno de la vida práctica descubrimos siempre contrastes que asombran. Gentes adineradas con magnífica residencia y muchas amistades a veces sufren espantosamente… Humildes proletarios de pico y pala o personas de la clase media suelen vivir a veces en completa felicidad. Muchos archimillonarios sufren de impotencia sexual y ricas matronas lloran amargamente la infidelidad del marido… Los ricos de la tierra parecen buitres entre jaulas de oro, por estos tiempos no pueden vivir sin “guardaespaldas”… Los hombres de estado arrastran cadenas, nunca están libres, andan por doquiera rodeados de gente armada hasta los dientes…

Estudiemos esta situación más detenidamente. Necesitamos saber qué es la vida. Cada cual es libre de opinar como quiera…

Digan lo que digan ciertamente nadie sabe nada, la vida resulta un problema que ninguno entiende…

Cuando las gentes desean contarnos gratuitamente la historia de su vida citan acontecimientos, nombres y apellidos, fechas, etc., y sienten satisfacción al hacer sus relatos… Esas pobres gentes ignoran que sus relatos están incompletos porque eventos, nombres y fechas son tan sólo el aspecto externo de la película, falta el aspecto interno…

Es urgente conocer “estados de conciencia”, a cada evento le corresponde tal o cual estado anímico. Los estados son interiores y los eventos son exteriores, los acontecimientos externos no son todo…

Entiéndase por estados interiores las buenas o malas disposiciones, las preocupaciones, la depresión, la superstición, el temor, la sospecha, la misericordia, la auto-consideración; estados de sentirse feliz, estados de gozo, etc., etc., etc.

Incuestionablemente, los estados interiores pueden corresponderse exactamente con los acontecimientos exteriores, o ser originados por éstos, o no tener relación alguna con los mismos…

En todo caso estados y eventos son diferentes. No siempre los sucesos se corresponden exactamente con estados afines.

El estado interior de un evento agradable podría no corresponderse con el mismo. El estado interior de un evento desagradable podría no corresponderse con el mismo.

Acontecimientos aguardados durante mucho tiempo, cuando vinieron sentimos que faltaba algo… Ciertamente faltaba el correspondiente estado interior que debía combinarse con el acontecimiento exterior…

Muchas veces el acontecimiento que no se esperaba viene a ser el que mejores momentos nos ha proporcionado…

EL ESTADO INTERIOR

Combinar estados interiores con acontecimientos exteriores en forma correcta es saber vivir inteligentemente… Cualquier evento inteligentemente vivenciado exige su correspondiente estado específico. Empero, desafortunadamente, las gentes cuando revisan su vida piensan que ésta en sí misma está constituida exclusivamente por eventos exteriores.

¡Pobres gentes!, piensan que si tal o cual acontecimiento no les hubiese sucedido su vida habría sido mejor… Suponen que la suerte les salió al encuentro y que perdieron la oportunidad de ser felices… Lamentan lo perdido, lloran lo que despreciaron, gimen recordando los viejos tropiezos y calamidades…

No quieren darse cuenta las gentes que vegetar no es vivir, y que la capacidad para existir conscientemente depende exclusivamente de la calidad de los estados interiores del alma…

No importa ciertamente cuán hermosos sean los acontecimientos externos de la vida si no nos encontramos en tales momentos en el estado interior apropiado, los mejores eventos pueden parecernos monótonos, cansones o simplemente aburridores…

Alguien aguarda con ansiedad la fiesta de bodas, es un acontecimiento, más podría suceder que se estuviese tan preocupado en el momento preciso del evento que realmente no gustase en ello ningún deleite, y que todo aquello se tornase tan árido y frío como un protocolo…

La experiencia nos ha enseñado que no todas las personas que asisten a un banquete o a un baile gozan de verdad… Nunca falta un aburrido en el mejor de los festejos y las piezas más deliciosas alegran a unos y hacen llorar a otros…

Muy raras son las personas que saben combinar conscientemente el evento externo con el estado interno apropiado. Es lamentable que las gentes no sepan vivir conscientemente: lloran cuando deben reír y ríen cuando deben llorar…

Control es diferente: el sabio puede estar alegre más nunca jamás lleno de loco frenesí; triste pero nunca desesperado y abatido… Sereno en medio de la violencia; abstemio en la orgía; casto entre la lujuria, etc.

Las personas melancólicas y pesimistas piensan de la vida lo peor y francamente no desean vivir… Todos los días vemos gentes que no solamente son infelices sino que además -y lo que es peor- hacen también amarga la vida de los demás…

Gentes así no cambiarían ni viviendo diariamente de fiesta en fiesta; la enfermedad psicológica la llevan en su interior… Tales personas poseen estados íntimos definitivamente perversos…

Sin embargo, esos sujetos se auto-califican como justos, santos, virtuosos, nobles, serviciales, mártires, etc., etc. Son gentes que se auto-consideran demasiado; personas que se quieren mucho a sí mismas… Individuos que se apiadan mucho de sí mismos y que siempre buscan escapatorias para eludir sus propias responsabilidades…

Personas así están acostumbradas a las emociones inferiores, y es ostensible que por tal motivo crean diariamente elementos psíquicos infrahumanos.

Los eventos desgraciados, reveses de fortuna, miseria, deudas, problemas, etc., son exclusividad de aquellas personas que no saben vivir…

Cualquiera puede formarse una rica cultura intelectual, más son muy pocas las personas que han aprendido a vivir rectamente…

Cuando uno quiere separar los eventos exteriores de los estados interiores de la conciencia demuestra concretamente su incapacidad para existir dignamente.

Quienes aprenden a combinar conscientemente eventos exteriores y estados interiores marchan por el camino del éxito…

ESTADOS EQUIVOCADOS

Incuestionablemente, en la rigurosa observación del Mi Mismo, resulta siempre impostergable e inaplazable hacer una completa diferenciación lógica en relación con los acontecimientos exteriores de la vida práctica y los estados íntimos de la conciencia.

Necesitamos con urgencia saber dónde estamos situados en un momento dado, tanto en relación con el estado íntimo de la conciencia como en la naturaleza específica del acontecimiento exterior que nos está sucediendo.

La vida en sí misma es una serie de acontecimientos que se procesan a través del tiempo y del espacio…

Alguien dijo: ”La vida es una cadena de martirios que lleva el hombre enredada en el Alma…”.

Cada cual es muy libre de pensar como quiera; yo creo que a los efímeros placeres de un instante fugaz le suceden siempre el desencanto y la amargura…

Cada acontecimiento tiene su sabor característico especial, y los estados interiores son asimismo de distinta clase; esto es incontrovertible, irrefutable…

Ciertamente, el trabajo interior sobre sí mismo se refiere en forma enfática a los diversos estados psicológicos de la conciencia…

Nadie podría negar que en nuestro interior cargamos con muchos errores y que existen estados equivocados…

Si de verdad queremos cambiar realmente necesitamos con urgencia máxima e inaplazable modificar radicalmente esos estados equivocados de la conciencia…

La modificación absoluta de los estados equivocados origina transformaciones completas en el terreno de la vida práctica… Cuando uno trabaja seriamente sobre los estados equivocados, obviamente, los sucesos desagradables de la vida ya no pueden herirle tan fácilmente…

Estamos diciendo algo que sólo es posible comprenderlo vivenciándolo, sintiéndolo realmente en el terreno mismo de los hechos…

Quien no trabaja sobre sí mismo es siempre víctima de las circunstancias; es como mísero leño entre las aguas tormentosas del océano…

Los acontecimientos cambian incesantemente en sus múltiples combinaciones; vienen uno tras otro en oleadas, son influencias… Ciertamente existen buenos y malos acontecimientos; algunos eventos serán mejores o peores que otros…

Modificar ciertos eventos es posible. Alterar resultados, modificar situaciones, etc., está ciertamente dentro del número de las posibilidades. Empero, existen situaciones de hecho que de verdad no pueden ser alteradas; en estos últimos casos deben aceptarse conscientemente, aunque algunas resulten muy peligrosas y hasta dolorosas…

Incuestionablemente, el dolor desaparece cuando no nos identificamos con el problema que se ha presentado…

Debemos considerar la vida como una serie sucesiva de estados interiores; una historia auténtica de nuestra vida en particular está formada por todos esos estados… Al revisar la totalidad de nuestra propia existencia podemos verificar, por sí mismos, en forma directa, que muchas situaciones desagradables fueron posibles gracias a estados interiores equivocados…

Alejandro Magno, aunque siempre fue temperante por naturaleza, se entregó por orgullo a los excesos que le produjeron la muerte…

Francisco I murió a causa de un sucio y abominable adulterio, que muy bien recuerda la historia todavía…

Cuando Marat fue asesinado por una monja perversa se moría de soberbia y de envidia, se creía a sí mismo absolutamente justo…

Las damas del Parque de los Ciervos incuestionablemente acabaron totalmente la vitalidad del espantoso fornicario llamado Luis XV.

Muchas son las gentes que mueren por ambición, ira o celos, esto lo saben muy bien los psicólogos…

En cuanto nuestra voluntad se confirma irrevocablemente en una tendencia absurda nos convertimos en candidatos para el panteón o cementerio…

Otelo, debido a los celos, se convirtió en asesino, y la cárcel está llena de equivocados sinceros…

SUCESOS PERSONALES

Plena Auto-observación íntima del Mi Mismo resulta inaplazable cuando se trata de descubrir estados psicológicos equivocados.

Incuestionablemente, los estados interiores equivocados pueden ser corregidos mediante procedimientos correctos.

Como quiera que la vida interior es el imán que atrae los eventos exteriores, necesitamos con urgencia máxima inaplazable eliminar de nuestra psiquis los estados psicológicos erróneos.

Corregir estados psicológicos equivocados es indispensable cuando se quiera alterar fundamentalmente la naturaleza de ciertos eventos indeseables.

Alterar nuestra relación con determinados eventos es posible si eliminamos de nuestro interior ciertos estados psicológicos absurdos.

Situaciones exteriores destructivas podrían convertirse en inofensivas y hasta constructivas mediante la inteligente corrección de los estados interiores erróneos.

Uno puede cambiar la naturaleza de los eventos desagradables que nos ocurren cuando se purifica íntimamente.

Quien jamás corrige los estados psicológicos absurdos, creyéndose muy fuerte, se convierte en víctima de las circunstancias.

Poner orden en nuestra desordenada casa interior es vital cuando se desea cambiar el curso de una desgraciada existencia.

Las gentes se quejan de todo, sufren, lloran, protestan, quisieran cambiar de vida, salir del infortunio en que se encuentran; desafortunadamente no trabajan sobre si mismas. No quieren darse cuenta las gentes que la vida interior atrae circunstancias exteriores, y que si éstas son dolorosas se debe a los estados interiores absurdos.

Lo exterior es tan sólo el reflejo de lo interior, quien cambia interiormente origina un nuevo orden de cosas.

Los eventos exteriores jamás serían tan importantes como el modo de reaccionar ante los mismos. ¿Permanecisteis sereno ante el insultador? ¿Recibisteis con agrado las manifestaciones desagradables de vuestros semejantes? ¿De qué manera reaccionasteis ante la infidelidad del ser amado? ¿Te dejaste llevar por el veneno de los celos? ¿Mataste? ¿Estáis en la cárcel?

Los hospitales, los cementerios o panteones, las cárceles, están llenas de sinceros equivocados que reaccionaron en forma absurda ante los eventos exteriores.

La mejor arma que un hombre puede usar en la vida es un estado psicológico correcto. Uno puede desarmar fieras y desenmascarar traidores mediante estados interiores apropiados.

Los estados interiores equivocados nos convierten en víctimas indefensas de la perversidad humana.

Aprended a enfrentaros ante los sucesos más desagradables de la vida práctica con una actitud interior apropiada…

No os identifiquéis con ningún acontecimiento; recordad que todo pasa; aprended a ver la vida como una película y recibiréis los beneficios…

No olvidéis que acontecimientos sin ningún valor podrían llevaros a la desgracia si no elimináis de vuestra Psiquis los estados interiores equivocados.

Cada evento exterior necesita incuestionablemente del billete apropiado; es decir, del estado psicológico preciso.

20 – EL PAIS PSICOLOGICO

Publicado en Conferencias Fase A por admin en 1 enero 2008

Incuestionablemente, así como existe el País Exterior en el cual vivimos, así también en nuestra intimidad existe el País Psicológico.

Las gentes no ignoran jamás la ciudad o la comarca donde viven; desafortunadamente, sucede que desconocen el lugar psicológico donde se hallan ubicadas.

En un instante dado cualquiera sabe en qué barrio o colonia se encuentra, más en el terreno psicológico no sucede lo mismo, normalmente las gentes ni remotamente sospechan, en un momento dado, el lugar de su País Psicológico en donde se han metido.

Así como en el mundo físico existen colonias de gentes decentes y cultas, así también sucede en la comarca psicológica de cada uno de nosotros; no hay duda de que existen colonias muy elegantes y hermosas.

Así como en el mundo físico hay colonias o barrios con callejuelas peligrosísimas llenas de asaltantes, así también sucede lo mismo en la comarca psicológica de nuestro interior.

Todo depende de la clase de gente que nos acompañe; si tenemos amigos borrachos iremos a parar a la cantina, y si éstos últimos son calaveras, indubitablemente, nuestro destino estará en los prostíbulos.

Dentro de nuestro País Psicológico cada cual tiene sus acompañantes, sus YOES; éstos los llevarán a uno a donde deben llevarlo de acuerdo con sus características psicológicas.

Una dama virtuosa y honorable, magnífica esposa, de conducta ejemplar, viviendo en una hermosa mansión en el mundo físico, debido a sus Yoes lujuriosos, podría estar ubicada en antros de prostitución dentro de su País Psicológico.

Un caballero honorable, de honradez intachable, magnífico ciudadano, podría dentro de su comarca psicológica encontrarse ubicado en una cueva de ladrones debido a sus pésimos acompañantes, Yoes del robo, muy sumergidos dentro del inconsciente.

Un anacoreta y penitente, posiblemente un monje azul, viviendo austero dentro de su celda en algún monasterio, podría psicológicamente encontrarse ubicado en una colonia de asesinos, pistoleros, atracadores, drogadictos, debido precisamente a sus Yoes infra-conscientes o inconscientes, sumergidos profundamente dentro de los recovecos más difíciles de su psiquis.

Por algo se nos ha dicho que hay mucha virtud en los malvados y que hay mucha maldad en los virtuosos. Muchos santos canonizados aún viven dentro de los antros psicológicos del robo o en casas de prostitución.

Esto que estamos afirmando en forma enfática podría escandalizar a los mojigatos, a los pietistas, a los ignorantes ilustrados, a los dechados de sabiduría, pero jamás a los verdaderos psicólogos.

Aunque parezca increíble, entre el incienso de la oración también se esconde el delito, entre las cadencias del verso también se esconde el delito, bajo la cúpula sagrada de los santuarios más divinos el delito se reviste con la túnica de la santidad y la palabra sublime.

Entre los fondos profundos de los santos más venerables viven los Yoes del prostíbulo, del robo, del homicidio, etc.

Acompañantes infrahumanos escondidos entre las insondables profundidades del inconsciente.

Muchos sufrieron por tal motivo los diversos santos de la historia, recordemos las tentaciones de San Antonio, todas aquellas abominaciones contra las que tuvo que luchar nuestro hermano Francisco de Asís.

Sin embargo no todo lo dijeron esos santos y la mayor parte de los anacoretas callaron.

Uno se asombra al pensar que algunos anacoretas penitentes y santísimos vivan en las colonias psicológicas de la prostitución y el robo.

Empero son santos, y si todavía no han descubierto esas cosas espantosas de su psiquis, cuando las descubran usarán silicios sobre su carne, ayunarán, posiblemente se azotarán, y rogarán a su Divina Madre Kundalini que elimine de su psiquis esos malos acompañantes que en esos antros tenebrosos de su propio País Psicológico los tienen metidos.

Mucho han dicho las distintas religiones sobre la vida después de la muerte y el más allá.

Que no se devanen más los sesos las pobres gentes sobre lo que hay allá del otro lado, más allá del sepulcro.

Incuestionablemente, después de la muerte cada cual continúa viviendo en la colonia psicológica de siempre.

El ladrón en los antros de los ladrones continuará; el lujurioso en las casas de cita proseguirá como fantasma de mal agüero, el iracundo, el furioso seguirá viviendo en las callejuelas peligrosas del vicio y de la ira, allí también donde brilla el puñal y suenan los tiros de las pistolas.

La Esencia en sí misma es muy hermosa, vino de arriba, de las estrellas, y desgraciadamente está metida dentro de todos estos yoes que llevamos dentro.

Por oposición, la Esencia puede desandar el camino, regresar al punto de partida original, volver a las estrellas; más debe libertarse primero de sus malos acompañantes que la tienen metida en los suburbios de la perdición.

Cuando Francisco de Asís y Antonio de Padua, insignes Maestros Cristificados, descubrieron dentro de su interior los yoes de la perdición sufrieron lo indecible, y no hay duda de que a base de Trabajos Conscientes y Padecimientos Voluntarios lograron reducir a polvareda cósmica a todo ese conjunto de elementos inhumanos que en su interior vivían. Incuestionablemente, esos Santos se Cristificaron y regresaron al punto de partida original después de haber sufrido mucho.

Ante todo, es necesario, es urgente, inaplazable, que el Centro Magnético, que en forma anormal tenemos establecido en nuestra falsa personalidad, sea transferido a la Esencia; así podrá iniciar el hombre completo su viaje desde la personalidad hasta las estrellas, ascendiendo en forma didáctica progresiva, de grado en grado por la Montaña del Ser.

En tanto continúe el Centro Magnético establecido en nuestra personalidad ilusoria viviremos en los antros psicológicos más abominables; aunque en la vida práctica seamos magníficos ciudadanos.

Cada cual tiene su Centro Magnético que le caracteriza: el comerciante tiene el Centro Magnético del comercio y por ello se desenvuelve en los mercados y atrae lo que le es afín: compradores y mercaderes.

El hombre de ciencia tiene en su personalidad el Centro Magnético de la ciencia y por ello atrae hacia sí todas las cosas de la ciencia: libros, laboratorios, etc.

El esoterista tiene en sí mismo el Centro Magnético del Esoterismo, y como quiera que esta clase de centro se torna diferente a las cuestiones de la personalidad, indubitablemente, se sucede por tal motivo la transferencia.

Cuando el Centro Magnético se establece en la Conciencia, es decir, en la Esencia, entonces se inicia el regreso del Hombre Total a las estrellas.

 

 

 

fuente: http://conocimientodesimismo.wordpress.com

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post