Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Pasajeros en Tránsito

Apuntes secretos de un gurú

20 Mayo 2011 , Escrito por blackrainbow Etiquetado en #Visiones


Hoy 25 de Febrero de 1952, he estado meditando profundamente en el sentido esotérico que encierra el Capítulo 11 del Apocalipsis: "Y me fue dada una caña semejante a una vara, y se me dijo: Levántate y mide el Templo de Dios, y el altar y a los que adoran en él" (Apocalipsis XI, 1).

Que sabio resulta este versículo cuando pienso en que ese templo de Dios, o mejor dijera de "mi Dios" lo va construyendo uno dentro de sus propios mundos internos, conforme el fuego del Kundalini va subiendo por el centro de la caña semejante a una vara (la columna espinal). Realmente el templo del Intimo hay que medirlo con una caña.

Es maravilloso ver en los mundos Internos como va uno levantando su templo conforme el fuego sagrado va subiendo cañón por cañón, a lo largo de esa caña de nuestra columna espinal. La cúpula del templo queda concluida cuando el fuego llega a la glándula Pineal, ojo de Diamante, o centro de la polividencia, donde reside el loto esplendoroso de los mil pétalos que resplandece como la aureola de todos los Cristificados sobre sus cabezas.

Aquello de "los dos testigos", también me parece muy interesante. Estos "dos testigos" son los cordones nerviosos llamados por los hindúes: "Ida y "Pingalá". Estos dos cordones se relacionan con los "ganglios", y por ellos ascienden los átomos solares y lunares de nuestro sistema seminal.

"Estas son las dos olivas y los dos candeleros que están delante del Dios de la tierra".

"Y si alguno les quisiera dañar, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos: y si alguno les quisiera hacer daño es necesario que él sea así muerto".

"Estos tienen potestad de cerrar el cielo, que no llueva en los días de su profecía, y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre y para herir la tierra con toda plaga cuantas veces quisieren" (Apocalipsis XI, 4, 5, 6).

Cuando comprendamos que el fuego sagrado se despierta con el contacto de los átomos solares y lunares de nuestros "dos testigos" (los dos cordones ganglionares), y que la espada flamígera es nuestro mismo Kundalini, entonces entendemos el significado de estos versículos.

Realmente, la espada tiene poder contra los átomos del enemigo secreto y contra las potencias del mal.

Cuando el profeta recibe su espada de justicia adquiere poder sobre toda la naturaleza. Los Señores de la justicia, tienen el poder de castigar el mundo.

En el Edén todos los seres humanos tenían despierto el Kundalini, y la naturaleza les obedecía, pero cuando el hombre se entregó a la lujuria sus dos "testigos" pasaron por una muerte mística y el hombre perdió la espada, y fue echado del Edén.

Los versículos 7, 8, 9, 10 del mismo capítulo 11 están dedicados a cantar ese conocimiento.

"Y cuando ellos hubieren acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo, hará guerra contra ellos y los vencerá y los matará".

"Y sus cuerpos serán echados en las plazas de la grande ciudad que espiritualmente es llamada Sodoma y Gomorra, donde también nuestro Señor fue crucificado" (Apocalipsis XI, 28).

Sodoma es fornicación por la cual nuestro Cristo, el "Astral" está crucificado, y la gran ciudad es Babilonia la grande, la corrompida civilización en que vivimos.

Sin embargo, nuestros "dos testigos" resucitarán y el hombre se transformará en ángel, y adquirirá nuevamente sus antiguos poderes.

"Y después de tres días y medio el espíritu de vida enviado de Dios, entró en ellos y se alzaron sobre sus pies, y vino gran temor sobre los que los vieron" (Apocalipsis XI, 11).

Los tres días y medio corresponden al tercer grado del poder del fuego, y a la tercera Iniciación de misterios mayores. Al llegar a la tercera gran Iniciación, el astral o Crestos mediador adquiere todos sus poderes perdidos. (Resucita al tercer día de entre los muertos).

"Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su testamento fue vista en su templo, y fueron hechos relámpagos y voces y truenos, y terremotos y grande granizo" (Apocalipsis XI, 19).

Éstas han sido hoy mis meditaciones, y pienso así: ¡Qué necios son los hombres!: si ellos supieran lo que pierden cuando van a fornicar, en lugar de ir riendo, irían llorando.

 

 

fuente: http://es.wikisource.org/wiki/Apuntes_Secretos_de_un_Gur%C3%BA:_25_DE_FEBRERO_DE_1952

 

 

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post